Las súper tablets buscan desplazar a la notebook