Las tarjetas navideñas aún resisten su retirada