"Las tecnologías conllevan riesgos, por eso hay que usarlas con responsabilidad"

Pat Gelsinger, director ejecutivo de VMware, opina sobre la nube, la movilidad, la internet de las cosas y la Argentina
Pat Gelsinger, director ejecutivo de VMware, opina sobre la nube, la movilidad, la internet de las cosas y la Argentina Crédito: GENTILEZA
Débora Slotnisky
(0)
15 de junio de 2019  • 00:16

Al iniciarse la entrevista con un diálogo sobre fotos de sus familiares que tiene ploteados en la carcasa de su smartphone, resulta difícil pensar que estamos ante el ejecutivo que ocupa el segundo puesto entre los más influyentes del mundo según el ranking 2018 elaborado por la revista Fortune. Pero es así, y durante su primera visita a la Argentina, Pat Gelsinger, director ejecutivo (CEO) de VMware, dialogó con la nacion. VMware es una compañía de soluciones empresariales para la nube, redes y seguridad.

-Según su visión hay cuatro tecnologías, que usted llama "superpoderosas": cómputo en la nube, dispositivos móviles, internet de las cosas (IoT) e inteligencia artificial (IA). ¿Por qué señala estas y no otras, como la impresión 3D, la nanotecnología, el blockchain, la realidad virtual o los drones?

-Porque son las que están permeando todas las industrias y en la sociedad a escala mundial. El cómputo en la nube, por ejemplo, permite que todos podamos acceder a servicios que antes eran para unos pocos, y los dispositivos móviles ya están en casi el 60% de la población mundial. Por otra parte, las cosas conectadas e inteligentes atraviesan todas las industrias e incluso están llegando a los hogares. Las otras tecnologías son importantes, pero su uso no es tan masivo. Algo importante es que la tecnología se está convirtiendo en parte de todo: de la vida personal y laboral; de las organizaciones y los hogares.

-Hay quienes dicen que estamos ingresando en la era posdigital. ¿Qué opina usted?

-Estoy en desacuerdo. Hoy en día hacemos muchas acciones de forma digital, pero todavía falta, y de hecho estamos en plena transformación digital. Llegaremos a la era posdigital cuando sea normal que las luces de la habitación se enciendan automáticamente cuando ingresemos y nuestra casa sea inteligente. Estaremos en la era posdigital cuando utilicemos un dispositivo, similar al anillo inteligente, llamado Oura Ring, que tengo en mi dedo, pero que, además de simplemente registrar algunos signos vitales y mi actividad física, se ocupe de alertarme si estoy por tener un infarto y que llame a una ambulancia.

-Hay líderes que alertan sobre los riesgos de la IA. ¿Cuál es su visión al respecto?

-Hay dos perspectivas. En realidad, todas las tecnologías son neutrales, es decir que no son ni buenas ni malas. Sin dudas, tenemos que trabajarlas con responsabilidad porque cualquiera podría ser peligrosa, no solo la IA. De hecho, la Deep Web es hoy utilizada por los terroristas. Por eso, lo importante es moldearlas para que sean bien utilizadas.

-Las personas malintencionadas siempre existen.

-La IA no puede ser regulada porque las ideas no se pueden regular. Además, estamos hablando de una tecnología emergente. De todas formas, como se trata de algoritmos que se aplican sobre otras industrias, encuentran sus límites dentro de los marcos de cada sector. Por ejemplo, cuando se la incorpora en los autos inteligentes, la IA queda limitada por la regulación de la industria automotriz. Retomando la pregunta anterior y relacionándola con esta, estoy en desacuerdo con Hawking porque todas las tecnologías tienen riesgos y beneficios, por eso depende de cada uno de nosotros qué hacemos con ellas.

-Para evitar los sesgos de los algoritmos de IA, ¿uno de los desafíos podría ser que haya menos caucásicos trabajando en los algoritmos y más mujeres y personas de otras culturas?

-Sí, así sería posible evitar los sesgos. Un caso emblemático es que la primera versión del Apple Watch fue desarrollada solo por hombres, y entonces no funcionaba en las mujeres como era de esperar. Por eso, la empresa tuvo en cuenta este problema y analizó a qué se debía al momento de diseñar la serie 2. La inclusión de la mujer ya está ocurriendo. Cuando yo estudiaba ingeniería en Standford, el 24% de los alumnos eran mujeres. Hoy, rondan el 42 por ciento, y está claro que deberíamos llegar al 50. En la India, por ejemplo, se registran los índices más altos del mundo de chicas que eligen carreras relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y la matemática. Sin embargo, muchas abandonan su carrera profesional para ser madres. Para reincorporarlas al mercado laboral, ese país tiene un programa en el que estas profesionales son reentrenadas para que puedan volver a insertarse con éxito.

-¿Qué pudo averiguar estos días sobre la industria tecnológica argentina y los profesionales con los que contamos?

-Por la calidad de los talentos que hay en este país en relación con las tecnologías que llamo "superpoderosas", me animo a decir que el mundo es plano, porque la Argentina puede conectarse con el resto del mundo y viceversa para seguir creciendo.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.