Las ventajas de los teléfonos no tan inteligentes