Lento despegue para las tabletas de Microsoft y Google