Linux gana adeptos, y éstos son grandes

A IBM se le suman ahora Hewlett-Packard, Ericsson y Compaq. Red Hat creció un 95% en el primer trimestre del año 2000. Se habla de la era Post-Windows
A IBM se le suman ahora Hewlett-Packard, Ericsson y Compaq. Red Hat creció un 95% en el primer trimestre del año 2000. Se habla de la era Post-Windows
(0)
28 de agosto de 2000  

Videojuegos, supercomputadoras, celulares, PC de escritorio y hasta relojes de pulsera. Los gigantes de la industria tecnológica parecen haber coincidido en elegir como su apuesta competitiva para los próximos años la plataforma gratuita y de código fuente abierto ( open source ) Linux.

En tanto, un rumor consigna que hasta su archienemigo Microsoft ya está preparando un Office 2000 para Linux. Ahora, también acaba de ser designado por el gigante Hewlett-Packard como su sistema operativo estratégico .

Pero esto no es todo: el año que viene habrá celulares corriendo Linux gracias a un acuerdo celebrado entre Ericsson y Red Hat, la misma que firmó el convenio con IBM para usar Linux en e-business. Además, la Big Blue utiliza la distribución Red Hat para desarrollar un reloj de pulsera, para conectarse en forma inalámbrica con la PC, con teléfonos móviles y otros pequeños dispositivos como PDA.

¿Alguien podría pensar seriamente que todos estos hechos son apenas una serie de coincidencias? No es casualidad que Red Hat Linux ( http://www.redhat.com ) haya crecido un 95% en ventas en su primer trimestre de 2000, lo que significa casi el doble de hace un año. Como la empresa todavía está en busca de su punto de equilibrio, las pérdidas han sido menores que las esperadas, por lo que los directivos de la compañía aseguran que Red Hat obtendrá beneficios en el año 2001.

Un sistema, muchos socios

Al igual que IBM, Hewlett-Packard lanzó un amplio número de productos y servicios para fomentar Linux como parte de su estrategia multisistema, ofreciendo un soporte compatible con HP-UX (el Unix de HP), Windows 2000 de 64 bits y Linux.

Además, ya hay algunas empresas desarrollando productos de comunicaciones domésticas utilizando Red Hat Linux y Java. Los productos darán cobertura a la red de banda ancha y el estándar en evolución Bluetooth, que permite a los usuarios de aparatos inalámbricos comunicarse a cortas distancias utilizando señales de radio de baja potencia para transmitir datos.

Entre los primeros productos que se conocerán de esta unión está el teléfono inalámbrico con pantalla de Ericsson, que saldrá a la venta a fin de año. El gigante sueco se decidió por Linux porque, según los voceros de la compañía, "es un software muy competitivo y barato para los consumidores y puede actualizarse cuando se desee", hecho este que se hará a través del proveedor de servicios del usuario.

Al compromiso de IBM y HP se suman ahora Compaq y Sun, que anunciaron hace dos semanas la creación de la Fundación Gnome, dentro del Proyecto Gnome, con la que pretenden el desarrollo y la diversificación de los sistemas operativos Linux y Unix frente al Windows de Microsoft.

Durante la reciente Conferencia Mundial sobre Linux realizada en San José, California, se anunciaron los acuerdos que se han hecho con Compaq, Eazel, Free Software Foundation, Gnumatic, Helix Code, Henzai, Hewlett-Packard, IBM, Object Management Group, Red Hat, Sun Microsystems, TurboLinux y VA Linux para crear la Gnome Foundation dentro del Gnome Project, una organización que ayudará a la expansión de los sistemas operativos Linux y Unix. Con este proyecto se pretende que este sistema operativo, ya muy popular, tenga una mayor aceptación y un fácil manejo para PC hogareñas.

Sin embargo, para Bill Gates todo esto es una gran campaña de marketing. Recientemente acusó a la prensa de "promocionar Linux y cualquier empresa con éxito que pueda competir con Microsoft". Lo dijo en un reportaje para la revista Red Herring. El dueño de Microsoft también niega que gobiernos como los de China o Francia se decidan por el sistema operativo Linux en detrimento de Windows y lo estén apoyando de una manera oficial.

Mientras, algunos preguntan maliciosamente, ¿qué pasaría si el gigantesco e incipiente mercado tecnológico chino también decide adoptar Linux? Por primera vez comienzan a tomar sentido los vaticinios que hablan de una era Post-Windows.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.