Lo más importante es tener memoria

Nos referimos a la RAM, por supuesto, y su papel en la PC
Ariel Torres
(0)
5 de mayo de 2003  

Ocurre tan a menudo que, como descubrirán los lectores más atentos, no es ésta la primera vez que trato el tema en mi columna. Es, pienso, el principal motivo de errores y bajo rendimiento en las computadoras personales. Una historia reciente lo dejará claro.

La llamada no venía de la Capital, sino del interior de la provincia de Buenos Aires. Hasta allí había llegado una computadora que le regalé hace varios años a una amiga. Un Pentium a 166 MHz con 64 MB de memoria RAM, una buena tarjeta de audio (una SoundBlaster Live!) y lectora de CD-ROM que había armado principalmente para componer música y -llegado el caso- escribir, navegar por la Web y mandar mail. No mucho más.

Mi amiga viajó a España hace poco y su computadora, que quedó en el pago, podía rápidamente convertirse en el principal vínculo con su mamá.

Así que la llevaron al servicio técnico para ponerle un módem; una simple tarea que, sin embargo, alcanzó para transformar un sistema que funcionaba a la perfección en un montón de chatarra que se colgaba con sólo tirar un documento a la Papelera de Reciclaje . En serio.

Durante la conversación descubrí que no sólo habían puesto un módem, sino que también habían cambiado el sistema operativo (no me imagino por qué, porque pusieron la misma versión de Windows), dejando el anterior en el disco y colmando su capacidad hasta el umbral mismo del colapso. De paso habían instalado un antivirus y varios utilitarios que hubieran necesitado el doble de memoria para funcionar bien, poniendo al equipo de rodillas. Un excelente servicio.

A larga distancia -no podía ni pensar en conectarme a esa máquina y trabajar de forma remota, porque el equipo simplemente se colgaba cada tres clics- fui dando instrucciones para desinstalar lo que sobraba y, al cabo de media hora, esa PC estaba respirando de nuevo y había dejado de colgarse, quedaba memoria libre, medio giga de disco disponible y contaba con más de 80% de recursos de Windows para trabajar. Ahora, sí.

Tres toneladas

Cada uno usa la computadora para una serie de tareas, y cada cual la usa a su modo. Pero nadie la usa para todo. Así que antes de empezar a cargar programas sin ton ni son en una PC hay que plantearse claramente qué misión le encargaremos. Cada máquina tiene un límite, impuesto principalmente por la cantidad de memoria física (o RAM) instalada en su interior. Con 64 MB, un sistema puede correr Windows 95/98 y una aplicación de oficina por vez (pero no Word , Excel y PowerPoint simultáneamente); también puede navegar la Web o mandar mail, pero no mientras usa los programas de oficina.

Con 128 MB puede usársela para escuchar música, escribir, recibir correo y navegar, todo a la vez. Pero no la fuerce más allá, porque empezará a colgarse.

Sólo si cuenta con cuatro veces más memoria y un sistema operativo robusto (Windows 2000, XP o Linux) podrá usarla sin pensar demasiado en los límites. Y, por cierto, siempre habrá una tarea que superará la capacidad del equipo. El espacio libre en el disco y la velocidad del microprocesador son factores por tener en cuenta, sin duda. Pero la RAM indica la verdadera capacidad de una PC, sobre todo en una época en que todos los microprocesadores son muy potentes.

Para saber cuánta memoria tiene su PC, busque opción Acerca de Windows en el menú Ayuda de cualquier carpeta. Esos 64, 128, 256 o más megabytes de memoria constituyen un dato tan inapelable como la capacidad de carga de un auto.

Usted sabe que si pone tres toneladas de ladrillos en un auto familiar, quizá logre hacer unos metros antes de que se destroce; la computadora se cuelga. Es lo mismo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.