LonkoTech, de Tandil a la World Wide Web

Es una empresa creada por estudiantes
Ricardo Sametband
(0)
3 de diciembre de 2001  

"La idea de desarrollar Recoverix surgió en la Facultad. Teníamos que buscar información en la Red, y con las conexiones dial-up nos costaba muchísimo. Por eso empezamos a usar los webspiders , programas que bajan un sitio al rígido para poder verlo sin estar conectado. Y se nos ocurrió hacer uno. El resultado es Recoverix, que es diferente a los otros: puede almacenar Flash y Java , y es muy simple de usar. Nosotros nos ocupamos de meter el sitio en un archivo comprimido, que el usuario se baja. Y es gratis", explica Guillermo López, presidente de LonkoTech, la empresa que desarrolló Recoverix ( http://www.recoverix.com ).

López estudia Ingeniería de Sistemas en la Universidad Nacional del Centro, en Tandil. Junto con tres compañeros creó la empresa en julio de 2000, a los que más tarde se sumó, entre otros, Patricio López Madina, que estudia para contador público en la misma universidad, y que hoy actúa como responsable financiero de la empresa.

"Tandil es el lugar ideal para hacer este producto -explica-. En la Universidad hay muchísimos profesionales de alta calidad en lo que se refiere a agentes inteligentes, que es la tecnología que se usa para el Recoverix. Nosotros queremos aprovechar ese potencial para desarrollar una aplicación que esté a la altura de las del resto del mundo."

Aunque Recoverix es de uso gratuito, la intención es venderlo a algún portal, visto como una herramienta para dar valor agregado. Si un portal es un punto de entrada y salida, con Recoverix podría ofrecer a sus usuarios la opción de descargar completo un archivo con el sitio que se desea visitar y así lograr adeptos. "Es ideal para páginas con mucho contenido en forma de texto, muchos vínculos, etcétera. La idea es aliviarle el trabajo al investigador", sostiene Guillermo López.

La incubadora académica

La empresa se formó gracias al apoyo de la Universidad Nacional del Centro. "Ellos tienen la idea de acercar la Universidad a la industria, que la investigación que se gesta allí no quede en el ámbito académico, sino que se vuelque a la comunidad y genere nuevos recursos, para que la Universidad pueda crecer", explica López Madina.

El concepto sobre el que gira LonkoTech es el de una incubadora académica: la Universidad del Centro apoya con dinero proyectos surgidos de su seno, apostando a un eventual rédito. "Quieren aprovechar la gente que tienen, darles lugar para que crezcan", dice Guillermo López.

LonkoTech (cuyo nombre surge de la palabra mapuche lonko , que significa líder, o guía) busca demostrar que no es necesario estar en Buenos Aires para generar un proyecto de alto nivel. "Allí está la infraestructura, como los servidores de Recoverix, porque usamos el doble del ancho de banda que tiene la Universidad. No podríamos funcionar en otro lado. Pero con Internet manejamos el sitio y desarrollamos las aplicaciones desde Tandil; estar en el interior ya no es una limitación", sostiene Guillermo López.

"Ahora uno aprovecha los recursos donde los tiene. ¿La gente capacitada está en Tandil? Mejor, es más barato que todos nos quedemos en Tandil a tener que trasladar la compañía a Buenos Aires -dice López Madina-. Somos de Azul, Balcarce, Madariaga, Necochea, etcétera. Y no nos queremos ir de ahí; nos parece que el ambiente de trabajo en Tandil es mejor que el de Buenos Aires."

En LonkoTech ya están pensando en otros productos, como SmartProxy , que permitirá optimizar el uso del ancho de banda en las empresas, más una tecnología de seguimiento de clientes en sitios de comercio electrónico.

"En la Universidad, los tiempos son diferentes y hay más libertad. Según un estudio de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos, la mayoría de las empresas de software del país trabaja con enlatados o productos que desarrollaron ellos, pero que ya están probados en el mercado, ya existen -dice Guillermo López-. Es comprensible: como está la economía, no pueden meterse en proyectos nuevos, para ellos es muy riesgoso. Pero en Tandil sí, eso es exactamente lo que se hace: aplicar cosas que surgen de la universidad a un producto industrial."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.