Los avances tecnológicos ponen en riesgo a los viajeros frecuentes