Los chips para las computadoras del futuro muestran su poderío