Los nuevos sistemas de navegación sirven de guía y hacen que las rutas sean más seguras

Un volante con pantalla de navegación en un Rolls-Royce de 2015
Un volante con pantalla de navegación en un Rolls-Royce de 2015 Crédito: Gentileza Rolls-Royce
La tecnología, conocida como E-horizon, utiliza sofisticados mapas digitales que van más allá de las direcciones básicas e incorporan información sobre las condiciones del tiempo, el estado del tránsito o las curvas de una ruta, entre muchos otros datos
(0)
5 de enero de 2016  • 00:35

Cuando Gary Kaye, un editor y ex productor de televisión, en Connecticut, compró su Volvo XC90 2005, tenía un sistema de navegación integrado. Pero él dice que, todos los años, la compañía quería cobrar "una impresionante cantidad de dinero" para actualizar los mapas.

Finalmente, Kaye dejó de usar la navegación del automóvil y optó por aplicaciones gratuitas como Waze, de Google, en su teléfono inteligente. Cuando compró un Audi A5 2012, ni siquiera se tomó la molestia de preguntar por el sistema de navegación integrado del automóvil.

Bajo el asedio de los mapas gratuitos y de las aplicaciones de Internet de Google y Apple (y de aplicaciones como Android Auto y CarPlay), los sistemas de navegación de los automóviles parecían destinados a seguir los pasos de las tiendas de video. Pero, en vez de desvanecerse en el ocaso de perturbadoras tecnologías, la navegación dedicada puede estar encaminándose hacia un nuevo y brillante horizonte electrónico, conocido como E-horizon.

E-horizon es el término que las compañías que fabrican automóviles y las que producen sistemas de navegación utilizan para describir mapas que van más allá de las direcciones básicas y de la cartografía bidimensional, y que incluyen información como las condiciones del tiempo, las congestiones de tránsito, las posiciones de las señales de tránsito, la elevación, las curvas de la ruta e incluso anticipar la presencia de hielo negro (una fina capa de hielo vidrioso sobre una superficie) en la ruta.

"La navegación es el sensor de más largo alcance del vehículo", dijo Philip Ventimiglia, un gerente de producto de Bosch, que está trabajando con TomTom en una nueva generación de mapas. "Los radares y las cámaras solo pueden ver 200 metros hacia adelante; los sistemas de navegación pueden ver kilómetros hacia adelante".

La navegación es el sensor de más largo alcance del vehículo, pueden ver kilómetros hacia adelante, mientras que los radares y las cámaras solo pueden ver 200 metros hacia adelante
Philip Ventimiglia, gerente de producto de Bosch

Estos mapas expandidos, a los que en ocasiones se denomina mapas en 3 dimensiones, no solamente brindarán a los conductores información más detallada sobre lo que sucede en la ruta, sino que también se convertirán en una de las tecnologías principales que permitan lograr una asistencia avanzada para el conductor y sistemas de vehículos autónomos.

Es por ello que un consorcio de fabricantes de automóviles (integrado por Audi, BMW y Daimler) recientemente realizó la compra de la unidad de mapas HERE , de Nokia, por 2,8 mil millones de dólares estadounidenses. Las compañías de automóviles destacaron la necesidad de contar con mapas y sistemas de navegación más precisos integrados en los controles de los automóviles.

"Lo crítico es cuánto más se integrará el sistema de navegación en los sistemas avanzados de asistencia al conductor de un automóvil", señaló Ogi Redzic, un vicepresidente de alto rango de HERE. Con información sobre la geometría de la ruta, por ejemplo, un sistema de navegación de un automóvil podría automáticamente aplicar los frenos y los sistemas de control electrónicos de la estabilidad al percibir que un conductor se acerca a una curva a demasiada velocidad.

Ya está en marcha un sistema de navegación con información topográfica que puede controlar la transmisión en el Rolls-Royce Wraith 2015. En una reciente prueba de manejo que se llevó a cabo en las montañas de Vermont, el Wraith anticipó la presencia de cuestas empinadas, cambiando de marcha sin dificultad y ajustando el torque por su cuenta para mantener una velocidad constante en el ascenso. Gerry Spahn, el jefe de comunicaciones de Rolls-Royce en América del Norte, dijo que el objetivo del sistema era simplemente producir un andar más parejo, pero Bosch aplicó la misma clase de tecnología en camiones, en Europa, para ahorrar combustible.

Muchos de los sistemas nuevos, como la transmisión asistida por satélite de Rolls-Royce, intervendrán sin la participación del conductor. Los sedan BMW 7 Series de 2016, por ejemplo, pueden desacelerar y acelerar automáticamente para respetar los límites de velocidad que indican los carteles.

Pero convencer a los compradores de automóviles para que paguen por esta tecnología puede llegar a ser un desafío. Cuando recientemente Mark Lipson, un empleado del gobierno, en Ottawa, compró un Hyundai Elantra 2016, rechazó la opción de navegación. "No compré el navegador que está incluido en el automóvil porque el paquete era más caro que lo que yo quería pagar", expresó.

La interfaz de CarPlay de Apple en un BMW
La interfaz de CarPlay de Apple en un BMW Fuente: AFP

Los fabricantes de automóviles prometen que esas características de navegación en los sistemas avanzados de asistencia al conductor ingresarán al mercado de consumo masivo; finalmente se tornarán un equipo estándar. Los sistemas e-horizon también serán suplantados por aplicaciones de teléfonos inteligentes, dicen ellos. Los teléfonos inteligentes no pueden reunir datos precisos sobre la posición de, por ejemplo, señales viales o gradientes y no pueden controlar los sistemas críticos de frenado y dirección.

"A medida que los automóviles se tornen más autónomos", dice Phil Eyler, el presidente de la división de automóviles conectados de Harman, "la necesidad de tener la navegación incluida va a ser una parte vital del automóvil para garantizar la seguridad y una muy elevada exactitud".

Para ver el futuro del e-horizon, se pueden observar los programas autónomos de los automóviles que ya están en marcha en compañías como Google y Ford.

Los vehículos de Google, en California y en Texas, cuentan con mapas que informan sobre la posición precisa de un semáforo y la altura del cordón de la vereda; estos datos no se pueden reunir mediante la popular aplicación para el tránsito denominada Waze, de la compañía.

En Ford, utilizando radares, el sistema LIDAR y cámaras de video, el fabricante de automóviles ha creado mapas en 3 dimensiones de una planta de pruebas de la Universidad de Michigan donde la compañía está experimentando con automóviles autoconducidos.

"Los mapas son la base", dijo Greg Stevens, un gerente global de investigaciones sobre asistencia al conductor y seguridad activa de Ford. "Necesitas saber dónde están las rutas y qué reglas se aplican en esas rutas".

Los mapas son la base. Necesitas saber dónde están las rutas y qué reglas se aplican en esas rutas
Greg Stevens, gerente global de investigaciones sobre asistencia al conductor y seguridad activa de Ford

Stevens agregó que todavía se necesita continuar investigando para determinar exactamente cuánta información adicional se requeriría para crear el mejor e-horizon. "Saber precisamente dónde se encuentran ubicados los hidrantes para incendio, por ejemplo, sería útil si un automóvil está tratando de decidir si se trata o no de un niño parado al costado de la carretera".

Los sistemas de navegación también tendrán que estar incorporados en el automóvil en un conjunto de sensores y de módulos controlados por computadora. En TomTom, un vocero, Frans de Rooij, dijo que eso significaba depender de datos captados por los vehículos de mapeo dedicados de la compañía y también complementarlos con información en tiempo real proporcionada por los sensores de los automóviles, como las cámaras de video, que reconocen los cambios en los límites de velocidad, por ejemplo, porque el vehículo se aproxima a una nueva construcción.

Para alertar a los conductores de que más adelante las condiciones del tiempo no son las ideales, los sistemas de navegación necesitarán contar con pronósticos del tiempo y con acceso a la actividad de los limpiaparabrisas de otros automóviles. Los sistemas de freno pueden anticipar un accidente cercano; las activaciones de las luces delanteras pueden indicar que hay una rana en la ruta.

El objetivo es hacer que conducir sea más seguro, evitando así accidentes, ahorrando combustible y reduciendo las emisiones de gases.

Cuando se le preguntó a Lipson, quien recientemente rechazó la opción del sistema de navegación en su nuevo Hyundai, sobre un sistema que pudiera desacelerar un automóvil mucho antes de que el conductor vea que hay un problema con el tránsito más adelante, él dijo: "Eso es algo en lo que definitivamente estaría interesado".

TRADUCCIÓN DE ÁNGELA ATADÍA DE BORGHETTI

John Quain

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.