Lucas Ordieres Dominguez, el español que quiere vender instantes de tiempo