Música para hipoacúsicos, gracias a un dedal de diseño nacional