Nokia y Adidas quieren dar la hora con sus relojes inteligentes