Pasó casi 6 días enteros jugando a un videojuego