Por qué el escribir a mano sobrevive incluso entre las grandes empresas tecnológicas