¿Por qué nos seducen tanto los contenidos que desaparecen?