Privacidad, el rompecabezas legal de la Internet