¿Quién necesita adrenalina, si tiene un smartphone?