El navegante. Richard Wagner, un mundo entre nibelungos y valquirias