Sacar fotos de todo: ¿nos deprime o nos hace más felices?