San Pablo empleará a la Policía Militarizada para frenar el uso de Uber en esa ciudad

La Justicia municipal vetó el uso del servicio, que vincula a pasajeros con conductores privados; se suma a prohibiciones en Francia, España y otros países
La Justicia municipal vetó el uso del servicio, que vincula a pasajeros con conductores privados; se suma a prohibiciones en Francia, España y otros países
(0)
1 de julio de 2015  • 16:45

San Pablo, la mayor ciudad brasileña, anunció hoy que recurrirá a la Policía Militarizada para impedir el servicio de Uber, la plataforma digital que pone en contacto a pasajeros y conductores privados, después de que la Cámara Municipal aprobara en primera instancia el veto a esta aplicación. Esta semana la Justicia francesa demandó a los ejecutivos de Uber en Europa por crear una red de transporte ilegal.

El secretario municipal de Transportes, Jilmar Tatto, señaló hoy al instalar la Cámara Temática del Servicio de Taxi en la capital paulista que Uber ejerce funciones que le son ajenas de forma "clandestina" y "criminal".

" El transporte público individual sólo lo puede hacer el taxi", recalcó Tatto durante su encuentro con representantes del gremio de los taxistas y un día después de que los concejales votaran a favor del veto a la aplicación en San Pablo.

Tatto agregó que su despacho pedirá ayuda de la Policía Militarizada y la Guardia Civil Metropolitana para controlar el uso de Uber e investigar también si puede producirse evasión fiscal y envío ilegal de remesas al exterior como resultado de ese servicio.

En la actualidad, explicó el secretario, cincuenta fiscales trabajan para combatir las irregularidades del transporte público en San Pablo.

El proyecto de ley que prohíbe el uso de automóviles particulares registrados en este tipo de aplicaciones para transporte remunerado de personas requiere de una segunda votación del plenario de concejales y de la sanción del alcalde paulistano, Fernando Haddad.

En la primera votación, 48 concejales se declararon a favor del veto y uno en contra.

Si la medida entra en vigor, será prohibido también el uso de la aplicación a través de establecimientos comerciales que tengan convenios con Uber y el desacato será penalizado con una multa de 1700 reales (unos 546,6 dólares) y con la retención del vehículo.

En abril, después de una serie de protestas por parte de los taxistas, que bloquearon importantes avenidas de la ciudad, la Justicia determinó la prohibición de la aplicación en San Pablo, pero después de un recurso presentado por la empresa volvió a autorizar su uso.

A través de su Asesoría de Prensa, Uber indicó a EFE que más de 200.000 mensajes de correo electrónico fueron enviados por los usuarios a los concejales para protestar contra el veto y que la aplicación "continúa operando normalmente", porque el proyecto de ley "todavía no es válido".

"Uber defiende que los usuarios tengan el derecho de escoger el modo con el que desean movilizarse por la ciudad", apuntó la compañía, que recordó que "la innovación es crucial" para problemas de movilidad como los que enfrenta San Pablo.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.