Según Google, la respuesta de sus pares por el conflicto con China era esperable