Según Symantec, el antivirus ha muerto