¿Serán de cuarzo los próximos discos?