Con el Moto E, Motorola mantiene su apuesta por los smartphones baratos