Software para administrar el servidor POP

Ariel Torres
(0)
23 de octubre de 2000  

Repetiremos, para beneficio de los que quizá no pudieron ver la última entrega, que cuando usted se conecta a su proveedor de Internet (normalmente, utilizando la línea de teléfono y el módem) y quiere leer su mail, primero debe instruir al cliente de correo ( Outlook Express , Netscape Communicator , Eudora, y demás) para que transporte los mensajes desde la casilla en el servidor remoto hasta su computadora.

Entra en juego el POP3 ( Post Office Protocol , versión 3) que primero copia los mensajes al final de su casilla de correo local (un archivo en el disco rígido) y luego los elimina del servidor remoto. Ahora puede cortar la comunicación, y leer y responder sus mensajes tranquilamente. Sólo deberá conectarse de nuevo para enviar sus respuestas, si las hay.

El regreso del Fénix

Este es el comportamiento predeterminado de cualquier aplicación de correo electrónico. Sin embargo, usted sabe que ahora sus mensajes no pasan limpiamente de la computadora del remitente a la suya. En el medio se hace una copia en el servidor de su proveedor de Internet.

Eso quiere decir que si pudiera ver el contenido de la casilla del servidor remoto antes de bajar el mail y si, además, pudiera alterar el comportamiento predeterminado del POP, su uso del e-mail sería más eficiente.

Por ejemplo, podría eliminar ese spam (publicidad no solicitada) de 1 mega sin bajarlo o dejar una copia de un documento en el servidor POP para recuperarlo mañana desde la oficina, donde lo necesita. Sólo con lo primero, ha ganado entre 6 y 10 minutos de conexión telefónica. Si se conecta todos los días y recibe mucho spam , como es cada vez más habitual, al cabo de un año habrá ahorrado entre 24 y 36 horas de teléfono. Lamentablemente, no hay muchas aplicaciones que permitan esto; y ninguna de las más populares lo hace.

La forma difícil de ejecutar esta estrategia es por medio de una sesión Telnet . No obstante, aun aquellos que tienen mucha práctica con la línea de comandos se verán en figurillas para administrar sus mensajes sin equivocarse, especialmente si son muchos.

Existe sin embargo un programa gratuito llamado Phoenix Mail ( http://fox.hispeed.com/phoenix/us_home.shtml ), que va por la versión 0.92.08 y que, aparte de funcionar como un cliente regular de e-mail, le permite ver sus mensajes en el servidor POP antes de bajarlos. El programa muestra una ventana con los encabezados de los mails en su casilla remota (remitente, asunto, tamaño, fecha de envío, etcétera).

Junto a cada encabezado hay un icono que representa la acción que se realizará sobre ese mensaje cuando usted apriete el botón OK. De manera predeterminada, el mensaje se borrará del POP y se copiará en nuestra casilla local (el icono es un diskette). Es decir, lo de siempre.

Pero si usted hace un clic sobre el icono del diskette, éste se convierte en el de un servidor tachado con una cruz roja: el mensaje se borrará del POP sin copiarlo a nuestra máquina. Es el tratamiento que merecen los que mandan spam , documentos atacheados de 500 KB para una carilla de texto y cosas por el estilo.

Si hace clic sobre el icono una segunda vez, aparecerá la imagen de un servidor sin cruz roja. Significa que no bajará el mensaje a su PC, pero tampoco lo borrará del POP. Util para recuperar el mail desde otra ubicación más tarde. Ya sabe que su casilla puede retener mensajes casi indefinidamente.

Un tercer clic hará que aparezca un diskette sobre el servidor (nos referimos al icono, una vez más) y esto quiere decir que se bajará el mensaje a nuestra computadora, aunque dejará una copia en la casilla remota.

El Phoenix Mail es gratuito, se baja rápido (ocupa algo menos de 750 KB) y se instala en un santiamén. No interfiere con Outlook u otros clientes y, como carece de ciertas extensiones hoy cada vez más difundidas, puede usarlo como un filtro si le caen mensajes indeseados con bastante frecuencia. Si no necesita ver imágenes, html y otras cosas directamente en el mail o lo considera un riesgo (ya explicaremos por qué), entonces el PhoenixMail es una excelente aplicación de correo electrónico por sí misma.

JB, Vivian y ConneXion

Existen otros programas similares gratuitos, pero la mayoría de ellos tiene alguna clase de limitación. El JBMail (http://www.pc-tools.net/ ), cuya versión freeware no permite guardar los perfiles de conexión. De todas formas es muy útil y ocupa apenas 107 kilobytes.

El Vivian Mail ( http://www.deepsleep.de/ vivianmail) y el ConneXion ( http://www.karismasoftware.com/ ) también poseen un administrador de la casilla remota. Los dos son gratuitos y funcionan como clientes regulares de correo muy completos (aunque nos fue imposible bajar la nueva versión del ConneXion, hasta el cierre de esta edición). Ocupan, no obstante, más espacio, sobre todo el ConneXion (más de 7 MB), y el download puede resultar algo engorroso.

En total, aunque no use ninguno de estos, su funcionamiento permite entender cómo funcionan hoy el e-mail y los servidores POP.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.