Twitter sufrió su primer ataque crítico