La compu. Twitter versus Buzz, o el elogio de los límites