Un BlackBerry económico, pero con novedades

Probamos el Curve 8520, el primero de RIM con un trackpad óptico. No tiene 3G ni GPS, pero sí Wi-Fi y botones multimedia
Ricardo Sametband
(0)
24 de diciembre de 2009  

Tardó un poco más de lo esperado, pero finalmente llegó a los negocios: ya es posible adquirir el RIM BlackBerry Curve 8520. Personal y Claro lo ofrecen a $ 699; Movistar, a 769 pesos.

Aunque es uno más en la larga lista de dispositivos de la compañía, este modelo tiene un par de características que vale la pena tener en cuenta, porque son un atisbo de lo que vendrá.

El 8520 es el primer equipo de la compañía que reemplaza la bolita de navegación tradicional por un trackpad óptico, que ya estaba presente en al menos un par de equipos de Samsung (el i800 y el Innov8) y que llegará también al Nokia E72.

No podemos más que insistir en esto: es genial. Además de estilizar el aspecto del equipo y, suponemos, ahorrarle un dolor de cabeza a los ingenieros de RIM (ya que es un botón fijo y no algo móvil) funciona muy bien. Los usuarios de BlackBerry se adaptarán enseguida.

Otra novedad es la inclusión de tres botones multimedia en el borde superior del equipo (para reproducir y pausar música, avanzar y retroceder a otras pistas).

Tal como informó la compañía hace una semana, al anunciar los resultados de su último trimestre fiscal, hoy sólo el 20% de los usuarios de BlackBerry son corporativos. Por eso es lógico que la compañía busque ofrecer algunos elementos presentes en los móviles de sus competidores, y que no estén tan relacionados con la mensajería corporativa.

De la misma manera, y siguiendo con su posición de móvil de gama media, el 8520 tiene una cámara digital mediocre, carece de un chip 3G y de GPS. Sí incluye Wi-Fi. Viene con una tarjeta microSD de 2 GB, pero probamos el equipo con una de 8 GB y leyó su contenido sin inconvenientes.

La falta de 3G y GPS, y la inclusión de Wi-Fi, es una combinación rara, pero no está mal. Una pena el GPS, con tantas herramientas para aprovecharlas, pero ayuda a reducir su costo. La ausencia de 3G es, paradójicamente, menos notoria; para recibir y enviar e-mail, chatear y navegar con el muy básico browser de la compañía alcanza con una conexión 2G. De hecho, todavía hay varias zonas que carecen de cobertura 3G, pero sí pueden brindar una conexión a Internet por EDGE o GPRS (2G). Para las ocasiones en que se necesite mayor ancho de banda está el Wi-Fi.

La pantalla es buena (aunque tiene menor resolución que el Bold) y el teclado es muy cómodo, similar al del Curve 8900. El resto es lo que puede esperarse de un BlackBerry: una interfaz gráfica simple pero que está quedando algo anticuada, sincronización instantánea entre la casilla de e-mail de la PC y del móvil (siempre y cuando el servicio funcione; estuvo caído el martes y miércoles últimos), mensajería, reproducción multimedia sólida y la disponibilidad de la tienda de aplicaciones (llamada App World), que en nuestro país por ahora incluye sólo software gratis.

Pero aun si no ofrece esa sensación de sobria solidez del Bold (y su sucesor, el 9700, todavía no anunciado en el país), el 8520 suma puntos porque, sencillamente, se siente bien en la mano.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.