Un diente hecho con una impresora 3D podría ayudar a combatir la placa bacteriana