Buenas sensaciones en San Isidro

(0)
21 de junio de 2015  • 00:00

El bajo, territorio místico

No todo es kite y windsurf por las zonas aledañas al río. En la orilla sanisidrense cada vez hay más espacios para el entrenamiento interior. En Pura, el viento en popa mueve los banderines de colores desparramando oraciones budistas por un patio de bambúes. Con rincón de meditación y restaurante vegano incluidos (me acerco por un olorcito a pan de miel recién tostado y me convidan un shot de kéfir), el centro de yoga propone un estilo dinámico que lo transforma todo: Kaladanda. Una fusión de los linajes de la India y Tibet que integra prácticas externas e internas con la lectura de textos antiguos para trabajar los múltiples aspectos del ser, alineando cuerpo, mente, energía y relaciones con el entorno.

Paso del otro lado del portón rojo de Yogabaires y aparezco en Asia. Me recibe un buda reclinado frente a un estanque con plantas flotantes y peces koi. Con una grilla tutti frutti a cargo de profesores de la rama de Krishnamachary, podés elegir el tipo de clase según tu intención: la reflexión, el equilibrio, la relajación, la atención, la flexibilidad. Además, dan cursos de respiración, yoga para embarazadas, post-natal y personalizado. " En Occidente, las posturas o asanas pegaron fuerte pero esa es sólo una parte del yoga, la más importante tiene que ver con aquietar la mente. Despertar tu potencial y manifestarlo en el mundo de todos los días",  cuenta Lilita Engelmann. Acto seguido, aclara que este proceso no tiene nada que ver con lo esotérico: " Cuando fuimos a Madrás a capacitarnos, comíamos con nuestros maestros, conocimos a sus familias, no eran ídolos sobre una tarima." Para los de oído musical, los encuentros de cantos védicos y mantras comunican con el silencio interior, otorgan confianza en el uso de la voz y despiertan los distintos cuerpos con la vibración del idioma sánscrito. La milenaria tradición de escuchar y recitar con cuidado, en un profundo estado de presencia.

Para explorar más sobre el poder del sonido, nada como la armonización con cuencos, una experiencia sensorial que podés probar en El círculo. Concebido por la pareja de un músico y una diseñadora como un meeting point de buena onda donde congregar lo que les gusta y recargar pilas, "la idea matriz fue armar un lugar abierto a que sucedan cosas...confiar en el misterio y dejar que se presenten personas interesantes con ganas de compartir sus saberes", recapitula Josefina Lavalle. Al poco tiempo de abrir puertas en un local emblemático del bajo de Acassuso, se fueron abriendo otras por las que llegaron la taroterapeuta Lola Monti con sus hechizos de amor, sanación y abundancia; la editorial El hilo de Ariadna con títulos sobre rituales espirituales y simbolismo sagrado; los tés orgánicos de Amarte que respetan la esencia de la planta madre y se pueden tomar en la terraza ambientada por los paisajistas de Verne. Y así, de a poco, fueron reuniendo instrumentos ancestrales, sabores, aromas, cuadernos, artesanías wichí, telas, alfombras y texturas de la India que "activan la chispa que habita en quienes se acercan buscando algo que los conmueva." El estreno de la temporada es el taller de I-Ching frente a la chimenea.



Day spa en el casco histórico

Los pajaritos cantan en el jardín de Villa Isidro, a pocas calles (adoquinadas) de la catedral neogótica, de miradores a las barrancas, quintas con solares y casonas tradicionales. Las fotos en la recepción del hotel boutique reviven la época en la que personalidades aristocráticas tenían aquí sus residencias de verano. Villa Isidro podría ser la versión moderna de ellas: un reducto de tranquilidad absoluta adonde descansar. Para fugarse con amigas o en plan romántico, los diferentes programas para sacarse el stress siempre incluyen una hora en el circuito de sauna seco, húmedo y ducha escocesa más una sesión de masajes descontracturantes o reflexología que se puede combinar con exfoliación o limpieza facial. El día de vacaciones termina con un high tea de mini-sándwiches de crudo y rúcula, scons con mermeladas caseras y cuadraditos dulces en un restaurante tapizado de flores: en las sillas, en la vajilla, en el parque con rosal y pileta templada al que miran sus ventanales.





Arte x 3: Admirar, recuperar e interactuar


" El surrealismo soy yo", replicó Salvador Dalí al ser expulsado del movimiento y así se convirtió en su eterna encarnación. Hasta el 28 de junio, el Museo Lucy Mattos expone serigrafías y aguafuertes de un periodo posterior del artista catalán. De los 16 grabados y la escultura que componen la muestra, Paula Potenzoni resalta a Galatea de las esferas (1952) que " está fragmentada en átomos como si fuera una explosión y demuestra el movimiento de Dalí desde el estudio del mundo interior y de la mente irracional al mundo exterior, a la materia, a la física". La curadora de la muestra trabajó junto a Antic & Modern, galería de Barcelona desde la que vinieron estas obras y también las de Miró y Warhol que el museo de Beccar trajo en 2013 y 2014. Imposible irse sin subir al primer piso para conocer la colección permanente de Lucy Mattos. La nutrida serie de figuras en metales y resina llega hasta el jardín en un microcosmos mágico que la escultora modeló para que la gente vaya a disfrutar, a despojarse de la locura de la ciudad y a conectarse con algo más profundo a través del arte.

Redescubrir, reinterpretar y revalorizar materiales antiguos en una reutilización creativa, una tendencia mundial llamada upcycling que The Pulga Society trae a las Lomas de San Isidro. Este anticuario vivo y en constante transformación es el proyecto de tres amigas artistas plásticas que recorren brocantes de campo, remates y galpones de demolición en busca de piezas vintage a las que le dan un soplo de prana. "¡Object trouvé!", gritaría Marcel Duchamp al visitar su showroom y dar con la silla de conductor de tranvía, los portavelas hechos con engranajes industriales o la instalación dentro de un cajón de imprenta. La sede de este club de rescatistas de objetos con historia es una casa llamada Los cuatro vientos donde podés aprender sus técnicas de restauración en los talleres que dicta la interiorista Patricia López, en una galería de invierno exuberante como un rain forest habitado por máscaras y estatuas. Supra-reciclar es bueno para la ecología y para tu imaginación.

La entrada está señalada y la luz está encendida, sólo hay que animarse a golpear, pasar y ver qué sucede. Esa es la invitación de Puertas Adentro, un circuito de inmersión al arte contemporáneo por 44 talleres y galerías del Alto de San Isidro. Durante los dos últimos fines de semana de junio, un servicio de minibuses transita esta red formada por 230 artistas que comparten la intimidad de su creación con curiosos y desinhibido dispuestos a participar en la cocina del arte. El evento se completa con degustaciones, fogones y un ciclo de veladas valientes sobre temas candentes en el arte.

 

DATOS ÚTILES

Pura Consciente

Primera Junta 1029, bajo de San Isidro, Pcia. de Bs.As. Tel.: 4742-9529.

www.puraconsciente.com.ar



Yogabaires

Almafuerte 1433, bajo de San Isidro, Pcia. de Bs.As. Tel.: 4798-9949.

www.yogabaires.com.ar



El círculo


Elcano 564, bajo de Acassuso, Pcia. de Bs.As. Abierto de jueves a domingo.

www.facebook.com/elcirculodelbajo

Villa Isidro

Av. Libertador 15.935, San Isidro, Pcia. de Bs.As. Tel.: 4742-7788.

Con Club La Nación Premium 20% de descuento por pago en efectivo.

www.villaisidro.com.ar

Museo Lucy Mattos

Av. Libertador 17.426, Beccar, Pcia. de Bs.As. Tel.: 4732-2585.

Los miércoles entrada gratuita y visita guiada a las 15.30. Lunes y martes cerrado.



The Pulga Society

Esnaola 882, Lomas de San isidro, Pcia. de Bs.As. Sólo con cita previa al 4723-4075.

www.thepulgasociety.com

@los_cuatro_vientos



Puertas Adentro


sanisidro.gob.ar/puertas-adentro

 

Por Carolina Cerimedo. Nota publicada en junio de 2015.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.