Cariló y Pinamar esperan una temporada con plena ocupación

Con buen ritmo de reservas, recibirán visitantes que solían ir al exterior
Con buen ritmo de reservas, recibirán visitantes que solían ir al exterior Crédito: Diego Lima
Darío Palavecino
(0)
1 de diciembre de 2019  

Con buen ritmo en las reservas de alojamiento, recibirán público que solía ir al exterior

PINAMAR.- El frente de costa ya casi tiene la imagen proyectada hace algo más de tres años, cuando se avanzó con la idea de cambiar las estructuras de cemento que daban servicio a los clientes de los paradores para reemplazarlas por otras más sustentables, ecológicas y amigables con el ambiente.

Los turistas que llegarán a partir de este mes, en mayor número a partir de las fiestas de fin de año, advertirán los avances notables de esta renovación del paisaje costero del distrito, otra vez a las puertas de una temporada que genera grandes expectativas.

Un clima que se percibe desde mitad de año, cuando se activó la demanda de alojamiento en un ritmo por encima de lo que se había visto en los últimos años. Una reacción del mercado que se relaciona de manera directa e indudable con los cambios que se dieron en la economía del país, con devaluación y tipo de cambio alto que complica y mucho cualquier idea de veraneo en el exterior.

Buena parte de los que acostumbraban a disfrutar del mar en otros países durante estos meses se apuraron a buscar lugar donde instalarse para que el calor los encuentre en un destino que conjugue una propuesta ideal: buenas playas y amplia propuesta de diversión y entretenimiento.

Un fenómeno que tuvo respuestas por igual tanto para Pinamar como para Cariló, el primero siempre con un valor agregado para el público más joven y el otro, siempre más familiar, con el aporte de ese bosque encantado que empieza a acostumbrarse a pasar los primeros meses del año con casi la totalidad de sus plazas hoteleras y extra hoteleras cubiertas.

Desde la inmobiliaria Emeese, que trabaja y mucho con ambas localidades, confirmaron a La Nación que la dinámica en el sector es muy buena tras una leve pausa en agosto, por la devaluación post elecciones.

"Lo que sale a la oferta, se alquila en el transcurso de la semana", dijeron desde esas oficinas sobre las propiedades en alquiler, en particular casas y chalets, que son de lo más buscado.

Para todos los gustos

Como en cada uno de los destinos de la costa atlántica, la variedad de precios dentro de un mismo distrito es tan amplia como la variedad de propiedades. Lo cierto es que en todo el sector hay inmuebles de categoría y siempre con ese bonus que representa el verde que acompaña, sea por amplios parques como la rica y vistosa forestación que complementa a la oferta de playas.

Desde la Cámara de Turismo de Cariló advirtieron que en ese balneario, considerado como la zona más exclusiva del Partido de Pinamar, los alquileres van desde los 60.000 pesos la semana hasta 250.000 pesos. Y aseguran que incluso hay algunas opciones más económicas.

"Hay casas con pileta y hay propuestas más sencillas; la diferencia de precio existe y todo depende de las necesidades y las posibilidades del turista y lo que esté buscando", explicaron.

Los valores con respecto a la temporada anterior se incrementaron entre un 40 y 50%. Muchos aumentos están vinculados a mejoras que se hicieron en las propiedades, lo que implica que la suba se acompaña con mejores prestaciones para el inquilino.

"La respuesta ha sido muy buena en los últimos meses, con un nivel de reservas que está igual o por encima de lo que se había logrado a la misma fecha del año anterior", explicó Silvia Melgarejo, responsable de la inmobiliaria Constructora del Bosque.

Por Pinamar una habitación de hotel en categoría dos estrellas ronda los 3500 pesos la noche y hay que calcular en unos 2500 pesos por día si se prefiere la opción de departamento con una habitación. Para 4/6 personas, un tres ambientes en zona céntrica durante enero se paga a esta fecha desde 3200 pesos la jornada.

A mayor período de contrato, menor precio es la ecuación a tener en cuenta. Por eso el alquiler de un dos ambientes por quince días -una de las opciones preferidas de los grupos de jóvenes, protagonistas centrales de cada temporada- se ofrece desde 50000 a 70000 pesos. Tres ambientes, en zona céntrica, desde 60000.

El plato promedio, sea almuerzo en playa o cena en restaurante, ronda los 700 pesos. Algo más si la elección pasa por alguna variante de pescado o si se combina con alguna guarnición no tan tradicional. Una bebida gaseosa chica figura 90 pesos en cartas de restaurante y un postre clásico promedia los 200 pesos.

En los paradores seguro tendrán una carta con valores de temporada pico, pero por estos días se puede comer una hamburguesa completa por 300/350 pesos, un sándwich de milanesa por 250, porciones de papas fritas a 200 y la de rabas entre 400 y 500.

Los licuados arrancan en 150 pesos y hay variantes hasta 300, según se busque una combinación sencilla u otras que tienen ya recetas propias de la coctelería. A propósito, los tragos parten desde los 200 pesos. Por 120 o un poquito más se puede disfrutar de una lata de cerveza bien fresca, ideal para enfrentar los primeros calores.

Todavía no hay confirmaciones sobre la programación de este verano, que será anunciada por el municipio y sus prestadores en un acto a desarrollarse en Puerto Madero. Allí se anticiparán fiestas, espectáculos que se presentarán y también buena parte de la agenda de DJ's y bandas de música que prometen ponerle ritmo a las madrugadas pinamarenses durante enero y febrero.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.