Escapada a Luján

(0)
23 de febrero de 2015  • 00:00

No hace falta tener que pagar promesa para acercarse a Luján y visitar su gran Basílica, obra que se inició en 1890 y concluyó recién en 1935. Mucho menos hacerlo a pie, como tradicionalmente realizan los jóvenes que se suman a la peregrinación cada 1º de octubre desde 1975.Los alrededores del templo están atestados de puestos donde venden medallitas, cruces, imágenes del papa Francisco, posters con hologramas de la Virgen, que son bendecidos durante la misa que se lleva a cabo en el templo.

Ahí mismo, en un lateral de la gran explanada está también el conocido Museo del Transporte, una entretenida muestra donde se exhiben la locomotora de La Porteña, el hidroavión Plus Ultra que unió España con Buenos Aires por primera vez en 1926, la carretilla del vasco Larregui que lo acompañó por más de 20.000 kilómetros de peregrinaje a pie entre los años 30 y 40, y los caballos Gato y Mancha que llegaron a Nueva York al paso guiados por el suizo Aimé Félix Tschiffely. Sorprenden también dos carrozas fúnebres de los siglos XIX y XX, talladas y muy ornamentadas. La de la foto se utilizó, tirada por caballos, hasta la década del 40 en Buenos Aires, y hasta 1960 en el interior del país.

El museo forma parte del Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo, montado en dos de los edificios históricos más antiguos de la provincia de Buenos Aires: el Cabildo y la "casa del virrey". Se remontan a mediados del siglo XVIII, cuando los pagos de Luján alcanzaron la categoría de villa, lo que les confirió derecho a contar con cabildo, regimiento y justicia.

Más adelante, Bernardino Rivadavia suprimió los cabildos y el de Luján iba camino a la piqueta, cuando don Domingo Fernández Beschtedt, comisionado municipal, interesó al interventor provincial José Luis Cantilo para que el cabildo no se demoliera y fuera destinado a museo. La institución se formó en 1918, pero abrió sus puertas en 1923. Don Enrique Udaondo fue su director ad honorem desde entonces y hasta su muerte en 1962. Cuenta con una de las colecciones de daguerrotipos más importantes del país (resguardadas en la Biblioteca).

A la hora de comer, a los clásicos como L?Eau Vive (Constitución 2112), el restaurante atendido por las monjas Trabajadoras Misioneras de la Inmaculada, se suman nuevas propuestas como Babaganush.

Muy cerca de ahí, Carlos Keen ?convertido desde hace tiempo ya en nuevo polo gastronómico a pequeña escala respecto de Tomás Jofré? ofrece varios restaurantes de campo.

En Cortines, hay nuevos dueños en Don Obayca desde 2013, cuya propuesta es comer opíparamente, sin tener que atenerse a la dicotomía "pasta o carne". Incluye todo, menos la cama para dormir la siesta.

 

Datos útiles: Dónde comer y dormir y qué visitar.

Howard Johnson Luján. Fernández Beschtedt 2499. T: (02323) 42-3608. www2.hojoar.com

Inaugurado en 2014. Su restaurante, Magnolia, ofrece platos gourmet.

Babaganush. Rivadavia 832. T: (02323) 43-1961. C: (011) 15 5247-9936. Cocina creativa y de calidad en buen ambiente.  De miércoles a viernes por la noche. Sábados, mediodía y noche. Domingos y feriados mediodía. Vísperas de feriado, noche.

Don Obayca. Cortines, a 12 km de Luján. T: (011) 15 3015-2189. Restaurant de viernes a domingo, mediodía y noche El menú ofrece empanadas, picada de fiambre, pastas, parrilla y postre. .

Complejo Museográfico Udaondo. Lavalle 917. T: (02323) 42-0245. www.facebook.com/museoudaondo. De miércoles a domingos, de 11 a 17. Feriados y fin de semana hasta las 18.

Otras escapadas: San Pedro / Epecuén / 3 restaurantes a 200 km de Buenos Aires / Azcuénaga

 

Nota publicada en febrero de 2015.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.