Mascotismo en Tucumán

(0)
11 de febrero de 2015  • 00:00

La Reserva se nutre de rescates, incautaciones y donaciones de quienes cayeron en lo que Juan Pablo Juliá -biólogo a cargo- llama "mascotismo": criar animales salvajes como mascotas, una práctica dañina por motivos legales, sanitarios y éticos. Acá les enseñan readaptarse al entorno para devolverlas a la naturaleza, cuando eso es posible. La puma Vadalí, por ejemplo, llegó sin saber matar y todavía no pudo aprender.

Entre elegantes jaguarundis, tucanes considerados extintos, osos hormigueros que se acercan a curiosear y monos araña de mirada casi humana, el estandarte de Horco Molle es el tapir. Hay seis en un predio de 15 hectáreas con tortugas y yacarés. Tenemos suerte. Es la hora de almuerzo de Nene Malo, que por un rato deja ver su cuerpo bizarro con tronco de jabalí y trompa de elefante. Saborea un pedazo de sal con vitaminas y muestra movimientos suaves, casi elegantes. Es un poco engañoso; estos bichos pueden llegar a los 250 kilos y convertirse en una topadora si algo los inquieta. Cuando están tranquilos, se dejan estudiar. En la reserva se exploran técnicas para encontrar los cruces genéticos ideales, desarrollar descendientes y reintroducirlos en Tucumán o los Esteros del Iberá.

 

Reserva experimental Horco Molle

T: (0381) 425-0936 / educacionrehm@gmail.com / www.reservahorcomolle.com.ar

Para conocer ciervos, pumas, monos y tapires de la región. La visita guiada ayuda a concientizar sobre comportamientos y métodos de reintroducción en su hábitat. Abierta desde 1988, tiene 200 hectáreas y recibe 50 mil visitantes al año. Todos los días de 10 a 19.

 

Por Pablo Corso.Nota publicada en febrero de 2015.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.