srcset

A Fondo

Miami: el año en que vivimos entre el sargazo

Lucila Marti Garro
(0)
28 de junio de 2019  • 18:27

MIAMI.- Ir a la playa de esta ciudad es una experiencia imprevisible por estas semanas. Por eso, hay quienes se anticipan e intercambian datos en grupos de chat y abundan los posts en TripAdvisor del tipo "Hola. ¿recomiendan alguna playa en Miami que no tenga sargazo?".

Hasta dos años atrás la mayoría de los mortales, al menos de los mortales que viven o visitan Miami, no sabía qué era el sargazo. Ahora, en vez de preguntar dónde están las mejores ofertas o si conviene más comprar en Miami o en Orlando, el interés de los turistas pasa por las algas. El estado de las playas varía día a día, semana a semana. De ahí la necesidad de estar bien informado.

Estas plantas marrones que llegaban en verano se veían años atrás, de vez en cuando, en la orilla, sin afectar el paisaje. Duraban unos pocos días y se iban. El fenómeno se tornó más preocupante en 2014 y 2015, y aun peor en 2018. No extraña entonces que la pregunta en boga sea "¿cómo estará Miami en los próximos meses de verano?"

"Mayo mostró una cobertura en el mar total de sargazo de 896 km2, cuando la media histórica registrada entre 2011 y 2017 es de 78 km2", dice el reporte más reciente del Laboratorio Oceanográfico Óptico de la Universidad del Sur de la Florida (USF), que hace un seguimiento al desarrollo de estas algas en las costas del Mar Caribe.

Al menos, la cantidad de sargazo el mes último fue inferior a la de mayo de 2018. Mengqiu Wang, autor de los informes de USF, adelantó a La Nación que la presencia es relativamente menor a la del año pasado. "Es posible que llegue menos hasta las playas en los últimos meses de verano", explicó.

Pronóstico (moderadamente) optimista

Crédito: Shutterstock

El fenómeno impacta en toda la costa de Florida. "En 2018 tuvimos en todas las zonas costeras, pero no necesariamente en las playas. En efecto, el sargazo puede llegar incluso a la región costera de Delaware (a la altura de Washington DC) algunos meses", dijo Wang.

Si bien las imágenes satelitales alientan pronósticos moderadamente optimistas, los especialistas también aducen que ya hay bastante cantidad en zonas costeras, es decir que la acumulación será igualmente abundante. No es grave cuando forman una hilera a lo largo de la playa, pero es molesto y feo cuando están flotando en la primera franja de mar.

"Si el sargazo llega o no a la playa y en qué cantidades, depende de cada zona, del viento y de las corrientes locales. Puede ser que haya más sargazo mar adentro, pero que no termine llegando a la playa. Comparado con el Caribe, lo que recibe el Sur de la Florida es muy poco", explica Josefina Olascoaga, profesora de Ciencias del Océano de la Universidad de Miami (UM).

Combatir este problema no es fácil. Cuando la especialista estuvo en una conferencia sobre el tema en Puerto Rico, algunos países del Caribe compartieron por ejemplo planes de colocación de redes para atrapar las algas antes de que lleguen a la orilla. Después se recoge con barcos e incluso se le está empezando a dar uso industrial: desde la confección de ladrillos hasta la producción de fertilizante y de...¡zapatillas! "Hay muchas ideas dando vueltas para recogerlo pero todavía se están evaluando. Por ejemplo las redes las están modificando. Notaron que las tortugas, que van a las playas a desovar, deberían pasar por debajo pero a veces no lo hacen. Entonces hay que mejorar el sistema. El desafío es cómo recogerlo sin afectar a la fauna. A su vez, si lo dejás llegar a la playa, se contamina con bacterias porque se pudre y a su vez levantás un montón de arena", explica Olascoaga.

Aguas oscuras

A este punto, el problema es para el turismo. Según testimonios recogidos, no ha sido hasta ahora un factor que espante viajeros que suelen eligir Miami, pero sí ahuyenta a quienes van a distintos destinos de México e islas del Caribe, donde la atracción estrella es la playa.

"Lo primero que me dijo una amiga que vive en Miami cuando le conté que veníamos de vacaciones es ojo que va a haber algas. Era un tema que no había contemplado de antemano, pero reconozco que sí molesta y quita las ganas de meterse al agua. En nuestro caso, paramos en Hollywood pero casi no fuimos a la playa porque se veía fea. No es lo mismo meterse en el agua transparente que verla oscura, y si bien todo mejora al traspasar esa barrera, arruina bastante el panorama. Uno de los días nos fuimos a Fort Lauderdale y había mucho menos, casi nada", cuenta Paula Martín durante sus vacaciones en Miami.

Marcela Dinardo pasó unos días por Tulum, México, y luego recaló en Miami. "Este año no tuve en cuenta ese tema a la hora de sacar pasajes, pero la próxima casi seguro lo tenga presente. A Tulum no creo que vuelva en época de sargazo, estuvo muy feo todo lo relacionado a la playa. Pero no dejaría de ir a Miami porque, de última, hay muchas otras cosas que hacer, y prefiero el sargazo a la lluvia. Fuimos a Naples (oeste de Florida) buscando mar limpio pero casi siempre hicimos playa en Miami. Me preocupa el tema porque me emociona ver el mar cristalino y azul", aporta.

Turistas en alerta

Si bien las algas no son tóxicas, Romina Quadrini tuvo una mala experiencia que arruinó sus vacaciones. "Mi caso empezó en México, un día que mi hijo estuvo mucho tiempo en el mar con las algas. Esa misma noche tenía el brazo colorado, hinchado. Al otro día le salieron ampollas que terminaron de erupcionar al llegar a Miami. Ya ahí veíamos desde el hotel que había algas en la costa y no nos dieron ni ganas de bajar a la playa. Al margen de lo que nos pasó, el olor no es agradable y, si bien la gente del hotel trabajaba muchísimo para quitar las algas, la naturaleza no se detiene. Hace unos días hablaba con una amiga para irnos unos días a una playa, y sin duda tendría en cuenta esta situación", aduce.

Como respuesta a viajeros desconcertados, Christine Jimenez, francesa residente en Riviera Maya, creó la web www.sargassummonitoring.com. Gracias a sus mapas, los turistas pueden ver y enviar fotos de las zonas impactadas. "Pedimos que especifiquen fecha precisa y locación para proveer información confiable", piden desde la página.

Otra herramienta son las cámaras en vivo. Si bien a veces las tomas no abarcan demasiados detalles, permiten ver al menos si el sargazo es abundante o no. El sitio www.sunny.org/webcam, por ejemplo, registra playas al norte y sur de Fort Lauderdale, mientras que www.livebeaches.com/state/florida/ aporta otras del estado. Las fotos satelitales muestran que las algas alcanzan toda la costa del Estado del Sol, pero en peor medida la franja sur desde Miami hasta Cabo Cañaveral.

Las causas

El sargazo ha sido siempre un ecosistema marino en el Atlántico. En efecto, una enorme región de la parte oeste del Atlántico Norte se llama Mar Sargazo por la prominencia de algas. De cualquier manera, en los últimos cinco años, ha habido un pronunciado incremento que llega al Caribe.

Aun no hay explicación cierta de este aumento. El patrón de retención o liberación varía de un año a otro y la cantidad de sargazo florece cuanto mayor es la temperatura del agua y los nutrientes. Los científicos aun no definen la explosión, pero la mayoría confirma que es consecuencia de la acción humana.

Hay dos áreas que se consideran las fuentes de estas algas. El llamado Mar Sargazo, al este de la Florida, en el medio del Atlántico Oeste; y el Atlántico Este Ecuatorial.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.