Nieve

Pistas para disfrutar al máximo de este invierno

En los centros de esquí, la temporada comienza a vivirse a pleno en medio de un alud de novedades
Andrea Ventura
(0)
28 de junio de 2002  

Como ocurre todos los años, con la llegada del invierno, se despierta la fiebre blanca en los grandes centros de esquí de nuestro país -Catedral, Chapelco y Las Leñas- y también del otro lado de los Andes, en Chile. Pródiga en novedades en materia de infraestructura, tarifas de medios de elevación y hoteles, la temporada, según estimaciones oficiales, se perfila como la mejor de los últimos años.

El mes que viene, que coincide con las vacaciones de invierno -en Buenos Aires empiezan el 22 de julio-, los complejos estarán colmados de argentinos, muchos de los cuales renunciaron a las tarifas en dólares de los centros chilenos. Además habrá muchos más brasileños y chilenos, favorecidos por el cambio. Las abundantes nevadas que se se prevén para lo que resta de la estación invernal se convertirán en el mejor escenario para esquiadores e, incluso, adeptos del snowboard, un deporte en auge. Desde Mendoza hasta Tierra del Fuego, los complejos tienen las mejores expectativas para la temporada de nieve que ya la semana última dio sus primeros pasos.

El comienzo fue con el pie derecho. El tiempo ayudó y para la inauguración, los centros lucieron sus instalaciones cubiertas de copos y muchos ya aseguran tener suficiente nieve para afrontar el invierno.

Desde la primera hora se pudieron habilitar los medios de elevación y recibir a los primeros esquiadores del año. Y no fueron pocos los que llegaron a las pistas. La Secretaría de Turismo y Deporte de LA NACION registró la venta de 22.000 pases diarios durante los tres día del fin de semana largo.

Los primeros tres días funcionaron como un termómetro para medir cómo seguirá la temporada. Y en principio, los augurios son los mejores.

Abrieron sus pistas Las Leñas, en Mendoza; Catedral, en Bariloche; Chapelco, en San Martín de los Andes; Cerro Castor, en Ushuaia; Cerro Bayo, en Villa La Angostura; La Hoya, en Esquel, y Caviahue.

Hasta la primavera

Está previsto que la temporada se extienda hasta octubre, aunque cada complejo fijó fechas diferentes para el cierre, algunos a finales de septiembre y otros, las semanas siguientes.

En Chile, también abrieron los centros de esquí, pero esta vuelta, para los argentinos, por la devaluación, será más costoso cruzar la Cordillera.

Para nadie es una temporada más. Las condiciones económicas del paísinstalaron un clima de incertidumbre en los principales centros. Las tarifas se fijaron casi sobre la hora de largada y posiblemente serán aumentadas durante el desarrollo del invierno, según coincidieron los representantes de todos los complejos.

De todas maneras, si se compran los tickets con anticipación los visitantes se aseguran congelar el precio del pase por adelantado . También se realizó una fuerte campaña promocional para atraer extranjeros, especialmente brasileños y chilenos.

El secretario de turismo y deportes de LA NACION, Daniel Scioli, fue muy optimista cuando se lo consultó sobre las expectativas para la temporada invernal. "Los centros de esquí van a estar colmados, las reservas son buenas, por lo que se espera que este año se supere la media histórica de visitantes. Además no sólo se verán beneficiados los complejos de esquí, sino que provocará un efecto expansivo sobre otros centros turísticos", comentó.

También destacó la importancia de la incorporación de vuelos directos de Brasil a Bariloche y a Malargüe (el aeropuerto más cercano a Las Leñas) y pronosticó que Cerro Castor, en Ushuaia, tendrá una muy buena temporada.

El año último, según datos de la Secretaría de Turismo y Deporte de LA NACION, esquiaron en nuestro país alrededor de 254.000 personas. Y este año se estima que la cifra aumentará. Esta secretaría pronosticó que el aumento de los esquiadores alcanzaría el 40 por ciento.

Bariloche, que siempre deslumbró a los vecinos del Norte, será la ciudad que más brasileños recibirá, especialmente ahora que la convertibilidad es parte del pasado.

Las campañas de promoción en Brasil, especialmente en San Pablo y Río de Janeiro, comenzaron en marzo con una presentación de los representantes de todos los centros de esquí del país y otras empresas argentinas del sector. Para asegurar un viaje cómodo y rápido, Aerolíneas Argentinas incorporó a sus rutas un vuelo semanal entre San Pablo y Bariloche. También habrá cuatro servicios chárter de TAM, dos desde San Pablo y dos desde Porto Alegre, sin escalas a la misma ciudad de Río Negro.

Los vuelos operarán entre fines de este mes y los primeros días de agosto. Además llegará un chárter directo semanal desde San Pablo hasta el aeropuerto de Malargüe, a 70 km de Las Leñas, de Aerolíneas Argentinas.

Sólo para divertirse

Hay que tener en cuenta que no todos los brasileños son esquiadores. De los que llegan a Bariloche, sólo el 10 por ciento es fanático de las tablas. La mayoría busca simplemente divertirse en la nieve y quizás, un día para probar, subirse a un par de esquíes.

También se espera una buena afluencia de chilenos, que ya cruzaron los Andes durante los fines de semana para visitar los principales destinos turísticos de Mendoza, Neuquén y Río Negro, tentados por los precios. Posiblemente vuelvan para esquiar.

Aunque lleguen más extranjeros que otras temporadas, los principales clientes de los centros invernales de nuestro país, como todos los años, siguen siendo argentinos.

Las tarifas es otro de los temas que más inquietó a los responsables de los complejos de nieve. Primero se establecieron los precios para los operadores mayoristas que promocionaron sus productos en el exterior y después, casi a último momento, se fijaron para el mercado local.

Cuestión de precios

Los precios de los pases para los medios de elevación se pesificaron, pero aumentaron, promediando todos los centros, aproximadamente un 40 por ciento en relación con el año último. Pero no son definitivos; durante el transcurso de la temporada podrían sufrir nuevas modificaciones. Las fluctuaciones en la cotización del dólar y el aumento en el precio de los combustibles influyen sobre la tarifa de los pases.

La excepción corrió por cuenta de La Hoya, que en vez de aumentarlas, decidieron reducirlas.

Otra de las novedades es la modificación en la clasificación de las temporadas. Antes se dividían en alta (más cara), intermedia y baja (más barata). Este año la mayoría de los centros optó por eliminar la intermedia y prolongar más días la temporada alta. La nueva clasificación es de alta, clásica o regular y baja o promocional, según la denominación elegida por cada complejo. Cerro Bayo sigue con el sistema tradicional.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?