srcset

Coronavirus

Pandemia y redes sociales: la fauna nativa también protagoniza fake news

Ana van Gelderen
(0)
20 de mayo de 2020  • 17:29

Cisnes y delfines que pasean por los canales de Venecia. Ciervos que descansan en las calles de Junín de Los Andes. Elefantes que se emborrachan en un campo de té en China. Pavos reales que se pasean orondos por Madrid. Coyotes en las proximidades del Golden Gate en San Francisco. Una orangutana que aprende a lavarse las manos en La Florida. Y leones sueltos por Moscú.

Cisnes en Venecia... O cerca.
Cisnes en Venecia... O cerca.

Todo suena inverosímil, a priori. Sin embargo, hay una imagen que lo avala. Son escenas que vimos en redes sociales, acompañadas por comentarios signados por el asombro y leyendas inspiradoras. "La naturaleza recupera su espacio", "especies que vuelven a su hábitat" o "tiempo de revancha para el mundo animal", son algunos de los mensajes que se publican con aquellos posteos que se viralizaron en tiempos de cuarentena.

Fue entre marzo y abril, cuando el Covid-19 ya había confinado a buena parte de la población en sus casas. Fronteras cerradas, parques con candado, calles prohibidas y los seres humanos -portadores o no- aislados preventivamente para no propagar este virus que se transmite por microgotas de saliva. El distanciamiento social, como única vacuna para combatir la peor pandemia de los últimos tiempos.

Marco ideal para que, ávidos de distracción y esperanza, los seres humanos viralicemos noticias falsas. Posteos en redes sociales que pronto tomaron forma de "noticia" y se replicaron en los medios de comunicación masivos. Fake news que, vaya paradoja, se desparramaron con la misma virulencia del Covid-19.

EXAGERACIONES, MENTIRAS Y ERRORES

National Geographic, con un informe de chequeo de datos, fue una de las organizaciones que primero se preocupó por demostrar que lo que se decía no era tan así. En este informe resalta lo peligroso que puede ser el mensaje: la Naturaleza no se recupera ni tan rápido, ni tan fácilmente. Pero vayamos, caso por caso.

No es nuestra Patagonia. Es Nara, una ciudad de la isla sur de Japón.
No es nuestra Patagonia. Es Nara, una ciudad de la isla sur de Japón.

Los ciervos en Junín de los Andes, Neuquén. "Cómo no había tráfico ni gente, los ciervos se metieron en la ciudad. Hay un mensaje potente en todo esto", reza el posteo de Facebook que fue replicado en muchos grupos de WhatsApp. Sin embargo, es puro fake. La foto circula por la web desde 2014 y fue tomada en Nara, Japón, donde los ciervos suelen pasear por la ciudad todo el año. Alguien que luego borró la publicación dijo algo que no era y varios lo replicaron de buena fe. La confusión ya estaba sembrada.

Los ciervos en Nara, Japón. No en Junín de los Andes.
Los ciervos en Nara, Japón. No en Junín de los Andes.

Otro posteo sin origen rastreable es el de los elefantes borrachos en Yunnan, China. Ddice: "Mientras los seres humanos practicamos el distanciamiento social, un grupo de 14 elefantes entró a una villa de la provincia de Yunan, buscando maíz y comida. Terminaron tomando 30 kilogramos de vino de maíz y se emborracharon tanto que se quedaron dormidos en un jardín de te cercano". Pura exageración. No es excepcional que los elefantes paseen por los jardines de Yunnan. Y mucho menos, que se tiren a dormir.

Ni borrachos, ni desmayados. Los elefantes suelen tirarse a descansar en Yunnan, China.
Ni borrachos, ni desmayados. Los elefantes suelen tirarse a descansar en Yunnan, China.

Los elefantes se pasean, como siempre, por jardines de Yunnan, China.
Los elefantes se pasean, como siempre, por jardines de Yunnan, China.

¿Próxima víctima? Muy célebre. Sandra, la orangutana, que es un primate acostumbrado a recibir visitas en el Centro para los Grandes Simios de Florida, Estados Unidos. En el video aparece limpiándose las manos con jabón y un cepillo. Y en el mensaje aseguran que aprendió a hacerlo de manera natural, después de ver que sus cuidadores lo hacen seguido para prevenir el Covid-19. ¿Lo cierto? Sandra sabe limpiarse las manos. ¿Lo inventado? Que lo hace como consecuencia de la pandemia. El video original circula desde noviembre del año pasado, cuando la orangutana aprendió a hacerlo como parte de su entrenamiento. Tras la llegada del Covid-19, sus cuidadores volvieron a compartirlo para concientizar sobre la importancia de higienizarse. Pero la sacada de contexto llegó después, cuando los usuarios agregaron "que lo había aprendido de manera espontánea por observar a sus cuidadores".

Sandra, la orangutana, se lava las manos... Siempre.
Sandra, la orangutana, se lava las manos... Siempre.

Algo más lejos, en Venecia, cisnes y delfines también fueron protagonistas de fake news. Kaveri Ganapathy Ahuja -un personaje de la India- fue quien primero tuiteó que los cisnes habían vuelto a los canales de la ciudad italiana. Jamás imaginó que se volvería viral. "El efecto inesperado de la pandemia", rezaba el tweet que, la mujer luego explicó, lanzó después de unir su reflexión esperanzadora con una foto de un cisne en un canal. No sabía que la toma no era de Venecia, sino de Burano, una pequeña isla en las afueras de la ciudad, a donde en general suelen ir los cisnes. ¿Borró el tweet? No. "Es un record personal", aseguró sin ánimo de retractarse.

Los cisnes en los canales que no son de Venecia.
Los cisnes en los canales que no son de Venecia.

Los delfines no llegaron a los canales de Venecia.
Los delfines no llegaron a los canales de Venecia.

En tanto y bastante más disparatado es el caso de los delfines, que fueron filmados en el puerto de Cagliari, en Cerdeña. Mucho más lejos. Y una vez más, lo cierto es que el video original nunca decía que los delfines nadaban por Venecia. Fueron quienes lo retuitearon quienes crearon la confusión al ver los puentes y canales.

Un coyote descansa delante del Golden Gate, en San Francisco.
Un coyote descansa delante del Golden Gate, en San Francisco.

Distinto es el caso de los coyotes en San Francisco. Los publicó una tal Becca Cook en la red social Reddit, con un mensaje que decía que se están empezando a ver ahora que los turistas no caminan por los lugares típicos de las proximidades al Golden Gate. Sin embargo, los coyotes no son novedad en la ciudad californiana. Y cuando a Becca le preguntaron por el posteo, comentó que si bien había tenido muchísimos likes, en varios comentarios le advertían que los animales solían pasear por ahí e incluso, eran alimentados por turistas. ¡Qué delirio!

Pavos reales en Madrid.
Pavos reales en Madrid.

Similar resultó la cuestión con los pavos reales en Madrid. Un video de Tick Toc los muestra paseando por las calles de la ciudad, supuestamente, en las proximidades del Parque del Retiro. Las redes explotaron de likes. Incluso un partido animalista denunció que los pavos se estaban escapando del parque porque fallaba el mantenimiento del lugar y no los alimentaban. Pronto el ayuntamiento madrileño aclaró que eso no era así. "Están en libertad todo el año y ahora, particularmente, en celo". Pero además, posteriormente se pudo constatar que las imágenes corresponden a los alrededores de la Fuente del Berro, por donde es común verlos circular.

La fake news del león en Moscú llegó a la televisión rusa.
La fake news del león en Moscú llegó a la televisión rusa.

Mientras que, la más desopilante de las fakes news tiene su epicentro en Moscú. Una foto de un león por la ciudad se viralizó y llegó a los noticieros. Decía que el presidente Vladimir Putin había ordenado soltar 500 ejemplares del rey de la selva por la capital rusa para que los ciudadanos cumplieran la cuarentena. ¿Lo real? El animal, pero no la ciudad. La imagen fue sacada en Johannesburgo, Sudáfrica, en 2016, durante la filmación de una película. Y sí, si de pandemia y naturaleza se trata, cualquiera se come la película y alimenta las fakes news.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.