La vecina británica. Anguila materializa el sueño de la tranquilidad, donde está todo bien