Atlántida sale a la pesca de turistas

La Capital de la Costa de Oro cumple 90 años y conserva un tesoro de playas con ambiente familiar
(0)
14 de diciembre de 2001  

ATLANTIDA.- Este balneario, capital de la Costa de Oro, tiene una receta con algunos ingredientes conocidos, que atraen cada año una importante masa de argentinos, y algunos ocultos, que hacen que el turista no pueda explicar muy bien por qué siempre es un buen momento para venir a Atlántida.

Aunque no esté específicamente recetado para asmáticos, este paisaje tiene oxígeno de sobra y basta con internarse en sus calles arboladas, antes de llegar a la avenida costanera y al mar, para darse cuenta que todo aquí está sazonado con una dosis extra de aire puro.

A 45 kilómetros de Montevideo por la ruta 11, su ubicación es otro importante aditamento que convierte a Atlántida, fundada hace 90 años, en una propuesta muy sabrosa, que atrae cada año un promedio de 35.000 argentinos.

Pero, sin dudas, es su oferta de servicios, equilibrada y accesible, con opciones para todos los presupuestos, ya sea en cabañas, hoteles o campings, con una capacidad de 2700 camas, lo que termina de redondear un menú tentador.

Las playas parecen diseñadas especialmente para las familias. Son anchas, con muy buena arena y paradores con todos los servicios. Están las mansas y las bravas, como en otros muchos balnearios del Uruguay. En las primeras se puede jugar a la paleta, al fútbol y tomar clases de gimnasia. Las playas de la costa brava, en cambio, son ideales para la práctica de surf y otros deportes acuáticos. También en el vecino balneario de Parque del Plata, donde todos los años se realiza el Festival de la Cerveza, se puede hacer windsurf en el arroyo Solís.

El pequeño centro de Atlántida, no muy lejos del edificio El Planeta, una construcción con forma de barco que fuera centro de reunión de la nata argentina y uruguaya, tiene todo lo necesario para abastecerse, divertirse y saborear una cocina casera que se pasa de buena. El restaurante y marisquería La Casona, sabiamente comandado por Edgardo Rodríguez, sorprende con platos que parecen preparados directamente en el mar.

Es el más importante del balneario y en verano arde tanto como la pizzería Lamarka, pegada al restaurante y centro de reunión de los adolescentes que en Atlántida pueden salir hasta tarde con mucha seguridad.

Por las noches los restaurantes ofrecen como un valor agregado espectáculos musicales, que se suman a los organizados por el municipio en la Plaza de los Fundadores.

Turismo rural

En el centro del balneario también hay casino, discotecas, cine y una oferta de estancias y campos a sus alrededores que vale la pena visitar. La granja turística Aripuca, en el kilómetro 55 de la ruta 11, tiene un restaurante de campo con asado siempre listo y una piscina para pasar todo el día y alternar con un partido de fútbol o una cabalgata. En la misma sintonía se encuentra Puebo Chico, estancia que combina ambiente campestre con las comodidades de un chalet de veraneo.

La bicicleta es el medio ideal para recorrer el balneario, porque en cada esquina se descubren rincones que señalan que Atlántida es algo más que un centro de veraneo. Así se pueden conocer, en la rambla de la playa mansa, frente al mar y enormes palmeras, viejos chalets que supieron albergar a personajes como Pablo Neruda -su casa es ahora un museo- Carlos Gardel, Tita Merello y hasta la hoy amante de José Ignacio, Mirtha Legrand La pesca es una de las especialidades y la corvina negra protagoniza momentos inolvidables. En octubre se realiza un campeonato en su honor y los restaurantes la preparan de mil maneras, todas irresistibles.

Suiza tiene su paraíso

Tan sólo 33 hectáreas necesitaron un grupo de suizos para construir su paraíso a la altura del kilómetro 77, 5 de la ruta interbalnearia, cerca del arroyo Solís y del balneario Jaureguiberry. Una arcada de madera da la bienvenida a esta pequeña aldea que parece de cuento.

Pueblo Suizo y Monte Suizo son los dos principales complejos de cabañas, de muy buen nivel, que ofrecen un oasis natural a 200 metros del mar, con piscinas climatizadas y una amplia oferta de servicios para hacer del relax una verdadera religión. Antes de llegar a Paraíso Suizo, si se va desde Atlántida hacia Punta del Este, conviene conocer El Descubrimiento, en Guazuvirá, a la altura del kilómetro 59,8 de la Interbalnearia. Se trata de un complejo de 3 hectáreas con chalets equipados con parrilla, despensa, piscinas cubiertas y descubiertas, terrazas sobre la playa y restaurante que es una alternativa posible para los que veranean con chicos en edad escolar y buscan un lugar donde estén contenidos.

Datos útiles

Alojamiento

*** US$ 60

** US$ 40

En habitación doble, con desayuno Casa de 2 dorm. US$ 600

Frente al mar. Quincena de enero

El Descubrimiento Chalet US$ 142

Por día, 6 personas. (00598) 37-82141

Paraíso suizo

Pueblo Suizo US$ 140

Bungalow para 6 personas. Por día. (00598) 37-87197

Monte Suizo US$ 110

Cabaña para 6 personas. Por día. (00598) 37-87245

Gastronomía

Menú completo US$ 15

Entrada, plato principal y postre

Día de campo US$ 20

Pueblo Chico, (00598) 037-39775. Aripuca, (00598) 03702024

Más información

Of. de Información Turística de Atlántida, (00598) 3723104/24112

Internet

http://www.atlantida.com.uy

http://www.canelonesturistico.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.