Azerbaiyán, ¿la Dubai del Cáucaso?