Adiós a las armas: el turismo después del IRA. Belfast ya no quiere ser la pobre de Irlanda