Berlín, dividida por miles de globos iluminados

La ciudad alemana celebrará los 25 años de la caída del Muro, en noviembre de este año, cuando los globos se suelten al cielo en señal de esperanza. También habrá exposiciones, eventos especiales y festivales
(0)
13 de abril de 2014  

Exposiciones, festivales y eventos especiales marcarán este 2014 en Berlín, que no será un año como otros: el 9 de noviembre se cumplirá el 25 aniversario de la caída del Muro, una fecha que será recordada con celebraciones tan impresionantes como conmovedoras. La más simbólica, sin duda, será cuando se levante un nuevo muro como aquel que dividió la ciudad durante casi tres décadas (1961-1989), aunque esta vez estará formado por globos blancos e iluminados, y estará en pie tan sólo 72 horas.

Así, a partir del 7 de noviembre, unos 8000 globos rellenos de helio recorrerán 12 kilómetros del trazado original del muro de la vergüenza, cuya extensión original era de 45 kilómetros. Dos días más tarde, cuando se cumpla el aniversario, serán soltados y se elevarán al cielo, como símbolo de esperanza por un mundo sin muros.

"Tal vez sea la última vez que podremos celebrar un aniversario de esta manera", advierte Christian Tänzler, jefe de prensa de Visit Berlin, de paso por Buenos Aires.

"No hay nadie que vaya a Berlín y no visite el Muro", añade.

Los restos del Muro, de hecho, fueron sitio de visita obligada para los más de 11 millones de turistas que pernoctaron en la ciudad en 2013, una cifra en constante -y vertiginoso- ascenso (desde hace cuatro años, cuando superó a Roma y más tarde a Madrid, Berlín se convirtió en la tercera ciudad más visitada del mundo, detrás de Londres y París).

A propósito, los turistas pueden conocer la historia del emblemático monumento de diferentes maneras: a bordo de un video bus (un ómnibus equipado con pantallas que reproducen fotos, videos y documentales sobre sitios históricos, los mismos que recorre el double-decker), en tours guiados a pie, en bicicleta, segway o al volante de un Trabant original.

Pobre, pero sexy

Además, quienes visiten la ciudad que alguna vez se definió como pobre, pero sexy (palabras de su alcalde Klaus Wowereit) pueden elegir entre una inagotable oferta de 1500 eventos por día, desde sus 180 museos hasta sus 6400 hectáreas verdes (o el 33% de su superficie). O, incluso, clases de tango a orillas del río Spree.

Este año, y en sintonía con el 25 aniversario de la caída del Muro, no hay que dejar de visitar Asisi Panorama, una gigantesca exhibición del artista Yadegar Asisi en el Checkpoint Charlie (que fue una agitada frontera de la Alemania dividida), que estará abierta hasta abril de 2015. La muestra, montada en un edificio circular a cielo abierto, refleja un panorama de la vida cotidiana a ambos lados del Muro en un día de otoño de los años 80. El propio Asisi, nacido en Viena de padres iraníes, es un testigo de los hechos ya que en aquella época vivió tanto en la Berlín oriental como en la occidental.

Al calendario cultural de la ciudad también se suma la mayor muestra sobre el disidente chino Ai Weiwei (a quien el gobierno le impide viajar al extranjero), una de las grandes citas artísticas del año en Europa, y las celebraciones por el 300 aniversario del nacimiento del compositor Carl Philipp Emanuel Bach, hijo del célebre Johann Sebastian y uno de los más importantes músicos del siglo XVII.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.