En el nordeste de Brasil: la isla del tesoro... ecológico. Boipeba, un secreto bien preservado