Caimán, un archipiélago con todo incluido

El snorkel con las rayas es una de las atracciones de Stingray City, al oeste de Grand Cayman.
El snorkel con las rayas es una de las atracciones de Stingray City, al oeste de Grand Cayman. Crédito: Cayman Tourism
Desde las mejores playas hasta la sorprendente gastronomía, pasando por leyendas de piratas y proyectos conservacionistas, sobran los motivos para conocer estas tres pequeñas islas entre Cuba y América Central, a sólo una hora de vuelo desde Miami.
Pierre Dumas
(0)
15 de enero de 2017  

Las Caimán son un paraíso… y punto. Un paraíso y nada más, por lo menos en esta sección del diario. Así las descubren los cruceristas que desembarcan por unas horas en sus peregrinaciones náuticas por el oeste del Caribe. Luego de esta primera visita muchos vuelven, porque es un mundo pequeño pero que lo tiene todo: hermosas playas, buenos equipamientos, precios sin impuestos y seguridad total. Y como el archipiélago, liderado por la isla mayor Grand Cayman, dista apenas una hora de vuelo desde Miami, se convierte en un buen viaje de fin de semana o una escapada para cortar las maratones de compras y parques en Florida.

Las Islas Caimán fueron conocidas por Cristóbal Colón y unas décadas más tarde vieron desembarcar a Francis Drake. Pasaron de manos españolas a inglesas junto con Jamaica, pero no fueron realmente colonizadas hasta 1730. Durante varios siglos fueron más bien un refugio de piratas, por su posición ideal en medio del Golfo de México, lo bastante lejos y cerca a la vez de los puertos de México, Jamaica y Cuba.

ARENA Y SOL

"Siete millas" de arena para disfrutar en Grand Cayman.
"Siete millas" de arena para disfrutar en Grand Cayman. Crédito: Cayman Tourism

Una playa de “siete millas”

No hace falta mirar la tabla de conversiones porque en realidad no alcanza del todo los diez kilómetros. Pero no es sólo cuestión de tamaño. A Seven Mile Beach, gracias a sus arenas blancas, sus aguas tranquilas, sus atardeceres al rojo vivo y las imponentes construcciones (mayoritariamente hoteles, mansiones VIP y clubes), se la considera como una de las más hermosas playas del Caribe. Está entre George Town y West Bay y concentra prácticamente todas las cadenas hoteleras y la mayor parte de la actividad turística en la isla de Grand Cayman.

Sin embargo, el balneario que prefieren los locales es Rum Point, en la punta opuesta de la isla. Es una playa tranquila pero completa: hay locales de comida, mesas, sanitarios y vestuarios. El ambiente es más bien familiar y rústico, aunque a veces está muy sobrecargado cuando llegan los grupos de cruceristas para pasar el día.

ALOJAMIENTO

Desde Airbnb a los palacios

La oferta es enorme para un territorio tan chico. Por el momento los dos establecimientos más lujosos son el Ritz Carlton y el recientemente inaugurado Kimpton Seafire Resort + Spa. Se trata de la primera apertura de la marca fuera de los Estados Unidos, donde es la principal cadena de hoteles boutique, y abrió sus puertas en noviembre a orillas de la Seven Mile Beach.

Como alternativa a los hoteles, el alquiler es una modalidad muy desarrollada en las islas. Por medio de sitios como Airbnb, por supuesto, pero también de varias empresas especializadas que promueven sobre todo propiedades de lujo, totalmente equipadas y con todos los servicios. Se pueden mencionar también los resorts especializados en buceo, particularmente en las pequeñas islas de Little Cayman y Cayman Brac.

BUCEO

Caimán en profundidad

Es una de las principales razones para conocer las Islas Caimán, el destino por excelencia para muchos que practican este deporte. Geográficamente, las tres islas son las cumbres de una cadena de montañas submarinas rodeadas por corales. Se crearon así las condiciones ideales para atraer una abundante y variada fauna y flora marina.

Se estima que hay 160 sitios de buceo en torno a Grand Cayman. Además de los que son naturales, se fondearon varios barcos, como el USS Kittiwake o el Oro Verde. Las dos islas más pequeñas son más atractivas aún: quedan a unos minutos de vuelo en pequeñas aeronaves a hélice pero a años luz del desarrollo turístico, bancario y comercial de Grand Cayman.

De escasa población, sus playas lucen prácticamente desiertas. Tarpones, tiburones, morenas, peces multicolores y tortugas son las estrellas de las salidas sub. En Brac está, además, la Ciudad Perdida de Atlantis, un conjunto imponente de esculturas y monumentos que emulan la mítica civilización sumergida, obra de un excéntrico artista alemán que vive en la isla.

GASTRONOMÍA

Capital culinaria

Indiscutiblemente, la llegada del chef del Bernardin de Nueva York al Caribe fue todo un acontecimiento para los turistas epicúreos y los gastrónomos. Eric Ripert trajo sus tres estrellas Michelin a orillas de la playa y abrió el restaurante Blue en el hotel Ritz Carlton. Es la mesa más prestigiosa de la isla, pero no una excepción. Abundan las propuestas de calidad, los restaurantes temáticos o de fusión y hasta los locales de comida local se han puesto al día para adecuarse con el nivel general.

En una selección muy subjetiva, se pueden mencionar Blue Cilantro (platos sofisticados a base de pescado con un toque de fusión asiática), The Lighthouse (sabores mediterráneos con vista a la playa), Cracked Conch (famosa por sus ceviches y platos de mariscos), Mizu (considerado como el mejor restaurante de comida japonesa en esa parte del mundo) o Cayman Cabana y Lobster Pot (para probar lo mejor de la comida local, como los camarones con coco y las langostas con mango).

NATURALEZA

Las iguanas son parte de la fauna autóctona del lugar; pueden encontrarse en las dos islas chicas.
Las iguanas son parte de la fauna autóctona del lugar; pueden encontrarse en las dos islas chicas. Crédito: Cayman Tourism

Iguanas azules y algo más

Grand Cayman hizo un gran esfuerzo para convertirse en uno de los principales destinos del oeste del Caribe. Al mismo tiempo pudo conservar una parte de su naturaleza original, tal como se la conoce en el centro y el East End de la isla.

Son porciones de bosque tropical y de manglares, donde la escasa fauna autóctona trata de sobrevivir. Se trata principalmente de iguanas (se las puede ver esencialmente en las dos islas chicas) y un loro verde, el Cayman parrot, muy similar al de las pampas.

En cuanto a los caimanes, primos hermanos de los yacarés, no hay más rastros de ellos desde principios del siglo XX. Se supone que fueron totalmente exterminados. Para que el animal emblemático de las islas, la iguana azul, no tenga un destino semejante, se creó una fundación protectora. Las tortugas ya tienen la suya, cuya parte visible y visitable es la Turtle Farm de West Bay, ahí donde termina la Seven Mile Beach. Es un centro científico concebido como parque de atracción donde se pueden ver nadar tortugas verdes en varios tanques de agua. Allí se reconstruyó artificialmente un arrecife para hacer snorkel con ellas. Esta particular granja ayuda a la reproducción, la cría y la repoblación de tortugas en las islas.

Finalmente, las Caimán muestran otra faceta de su lado más salvaje bajo tierra: en las cuevas del complejo de Crystal Cave de Grand Cayman (con lagos subterráneos) y las de Cayman Brac (pobladas por bandadas de murciélagos).

COMPRAS

Todo libre de impuestos

En Little Cayman hay más iguanas que gente. En George Town, en cambio, ¿se podría decir que hay más tiendas y bancos que vecinos? Las pocas cuadras frente al puerto concentran todos los centros de compras y las grandes tiendas. Es la zona de la ciudad que hay que evitar mientras desembarcan los pasajeros de los cruceros, colmando calles y boutiques de a miles.

A final de la tarde, cuando ya subieron de nuevo a sus palacios flotantes, el pequeño centro de George Town recupera su prolija tranquilidad y su reserva heredada de los británicos.

En cuanto a recuerdos, abundan los motivos en torno a piratas y tortugas, pero los más populares son las rumcakes, tortas parecidas a budines y con un toque de alcohol. Son comunes a todo el Caribe y se fabrican localmente en Grand Cayman. Para completar el tour de compras, vale la pena darse una vuelta por los supermercados de la ciudad, provistos con productos del mundo entero a precios muy interesantes.

STINGRAY CITY

Encuentros cercanos para valientes.
Encuentros cercanos para valientes. Crédito: Cayman Tourism

Único en el mundo

Esta ciudad de las rayas es en realidad un banco de arena poco profundo en la entrada de la bahía interior del oeste de Grand Cayman. Los pescadores tomaron el hábito de limpiar ahí sus presas y acostumbraron a las rayas a encontrar comida fácil. Se organizan salidas en barco desde Rum Point para llegar hasta ese lugar, que permite caminar entre las rayas con agua hasta la cintura o bien bucear y hacer snorkel entre ellas.

FESTEJOS

Las Pirate Weeks son parte de las celebraciones del pasado de las islas que se realizan en noviembre.
Las Pirate Weeks son parte de las celebraciones del pasado de las islas que se realizan en noviembre. Crédito: Cayman Tourism

Piratas y buena comida

Las islas celebran su pasado cada año a lo largo de las Pirate Weeks, el mayor festival del calendario, que se organiza en noviembre con desfiles, gente disfrazada de pirata y barcos a vela en el puerto. Hasta se captura al gobernador de las islas, como en los viejos tiempos. El resto del año, un par de barcos recrea el ambiente de las navegaciones piratas a lo largo de la costa, el tiempo de una excursión de medio día. En cuanto a los festejos, el otro gran evento en las islas es de índole gastronómico: se trata del Cayman Cookout, en enero.

Datos útiles

Cómo llegar

El aeropuerto internacional Owen Roberts recibe vuelos de varios destinos. Desde la Argentina, lo más práctico es desde Estados Unidos y sobre todo Miami, que tiene varias conexiones diarias. El único vínculo con América latina es con La Ceiba (Honduras) a través de la compañía local Cayman Airways.

Dónde dormir

La opción más nueva en la isla es el Kimpton Safire Resort + Spa. Habitaciones a partir de US$ 450 en base doble. En el Ritz Carlton, las habitaciones arrancan en US$ 900. El Marriott Resort es otro hotel emblemático de Seven Mile Beach (a partir de US$ 430 en base doble). Hay opciones de alquiler temporal a partir de US$ 40. Hay varias agencias de alquiler de propiedades como Luxury Cayman Villa, que se especializan en casas totalmente equipadas al borde del mar. Mansión nueva y equipada con la última tecnología a orillas del mar, cinco habitaciones: a partir de US$ 5000 por semana (para hasta 12/15 personas). Los buzos pueden elegir resorts especialmente dedicados a su deporte, como Cayman Brac Beach Resort: ofrece paquetes de siete noches all inclusive (salidas y tanques de oxígeno incluidos) a partir de US$ 1400 por persona.

Dónde comer

Blue by Éric Ripert: de martes a sábados de 18 a 21. Está dentro del Ritz Carlton, con acceso libre si uno no es huésped. Menú degustación a partir de US$ 130. Se aconseja ir con reserva previa.

Qué hacer

Cayman Turtle Farm: es una de las principales atracciones de Grand Cayman. Abre todos los días de 8 a 16.30. A partir de US$ 18 por persona.

Stingray City: la excursión dura cuatro horas con comidas incluidas a bordo. Varias empresas la proponen, a partir de US$ 90 por persona.

Salida de buceo: contar US$ 100 a 150 por persona para salidas de cuatro horas, con tanques incluidos. Muchas agencias proponen estas salidas y alquilan equipos, como Red Sail Sports.

Salida en submarino con Atlantis: US$ 110 por persona.

Más información

Clima: las temperaturas son estables todo el año (de 30 a 32° C), pero es mejor evitar la temporada de potenciales huracanes (julio a octubre). Entre noviembre y abril llueve menos y el clima es más agradable.

La moneda oficial es el dólar de Caimán, que tiene una paridad de 0,80 con el dólar norteamericano. Circulan ambas divisas.

Electricidad: 110 V. Enchufes: tipo A/B (igual que en Estados Unidos).

Las islas están entre las más seguras del Caribe. La principal precaución es mirar el sentido del tráfico antes de cruzar una calle: se maneja a la izquierda como en el Reino Unido.

En la web y en español: www.caymanislas.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.