Carmelo hace masajes irresistibles y saludables

Un fin de semana a todo lujo entre sales y esencias naturales
(0)
25 de mayo de 2003  

CARMELO.- Sólo con tomar el barco o el avión desde Buenos Aires para cruzar el Río de la Plata hasta las costas uruguayas sucede el espejismo: se llega a esta suerte de Bali en América del Sur. Es inédito que, a tan sólo 7 kilómetros de los almacenes de antaño de Carmelo y de su puente giratorio inaugurado en 1912, auténtica reliquia, se encuentre el Four Seasons Resort. Se trata de un lujoso hotel-spa de aires orientales, decorado con motivos de Bali, Tailandia y Japón, combinados con elementos de las culturas latinoamericanas.

Son 40 hectáreas de bosque, a orillas del río, con una cancha de golf par 72 de 18 hoyos, canchas de tenis, y un spa de belleza corporal. Al lado del establecimiento funciona un casino.

Se invirtieron 30 millones de dólares para hacer las 44 habitaciones: 24 suites de 120 m2 distribuidos en dos plantas y 20 bungalows de 90 m2 con camas chinas, jardín privado, jacuzzi y baños vidriados sin cortina que dan al propio jardín y a la playa.

Agua y perfumes

Sin duda, uno de los atractivos principales del resort es el spa, un centro de salud inspirado en una filosofía oriental del bienestar. Los tratamientos de hidroterapia y masajes ayudan a restablecer el equilibrio del cuerpo y la mente, alivian las tensiones y purifican la piel. El centro cuenta con baños sauna de calor seco, gimnasio, salas de relajación con chimeneas, piletas con jacuzzi, y un bar donde se pueden pedir jugos naturales.

Los masajes se efectúan con esencias aromáticas o sustancias exfoliantes, vinos, miel, sales, aceites, algas marinas, entre otros elementos. Se trata de un masaje que activa la circulación sanguínea.

También se puede hacer gimnasia tradicional, baile o salsa aeróbica.

El restaurante Pura es el espacio para el desayuno, almuerzo y cena. También están el Shiva Lounge, para la hora del té, y el Mandara Bar.

Los platos de la cocina spa vienen con un distintivo especial en el menú: en caso de quedarse una semana, el cocinero varía las opciones.

En las inmediaciones se han construido puentes de madera para cruzar los arroyos y hay un sinnúmero de senderos para recorrer en bicicleta entre los árboles. También se organizan cabalgatas.

Cada detalle remite a horizontes asiáticos: la luz de las velas, las esculturas... Sin embargo, el sitio aún conserva la identidad rioplatense. Consultas: 4321-1711/1710. E-mail: reservations.bue@fourseasons.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.