"Como mochilero ya sufrí todo lo que tenía que sufrir"

Alfredo Casero y sus campings bien equipados, excursiones de buceo y reiteradas visitas a Niza y Japón
(0)
20 de diciembre de 2009  

¿Las últimas vacaciones?

-Una parte del año estuve en Punta del Este, porque estoy construyendo una casa. Y otra parte la pasé en San Luis, porque estamos trabajando allá con un grupo de amigos. Una vez al año nos juntamos a pastar como grupo de pensamiento y a levantar alfalfa.

¿El mejor viaje de tu vida?

-Todavía no vino.

¿Avión, barco o tren?

-Todo.

¿Playa o montaña?

-No soy de playa. Me molesta la playa, igual que me molesta la nieve, pero sí me gustan el mar y el agua. O sea, voy al agua, no a la playa. Agarro un gomón y voy al mar. Me gusta el agua porque buceo. Y a la montaña me la banco hasta por ahí nomás.

¿Una escapada favorita de fin de semana?

-Ni borracho la digo para que no me la copien, je, je, je. ¡Ni loco!

¿Un destino soñado?

-Polinesia y Grecia. Quiero ir a Grecia a cantar en griego. En algún lugar chiquito, para la gente.

¿Algo que nunca dejás de llevar en un viaje?

-Cámara fotográfica y compu.

¿El viaje más caro?

-A Niza, varias veces. Una vez entré en un negocio y me gasté la plata en un convertible. Otra vez alquilé un Jaguar y nos fuimos de paseo por todos lados con mi hijo Nazareno. Yo no me fijo en gastos, y después vengo y veo cómo hago para pagar. También viajé con mis hijos Nazareno y Guillermina a Japón. Y próximamente, el gran viaje será volver a Japón con Minerva, mi otra hija. Es un regalo porque ella va a una escuela japonesa y estudió mucho japonés. Yo tengo una motito en Tokio y ando por todos lados. Me gustaría andar por ahí con esa rubia tan linda que es mi hija.

Carpa, ¿sí o no?

-Sí, totalmente, pero bien hecho. En mi campo de San Luis, cuando invito a mis amigos, armamos dos carpas muy grandes para dormir, con colchones, y después una carpa comedor que tiene todo. La carpa tiene que tener comodidades. Como mochilero ya sufrí todo lo que tenía que sufrir.

¿Solo o acompañado?

-Depende. Si bien me gusta viajar acompañado, también disfruto mucho pasar varios días en solitario, sin hablar con nadie.

¿Qué te molesta de los viajes?

-Me molesta que para ir a Japón tenga que pasar por Estados Unidos, sobre todo por el maltrato que muchas veces recibo de los norteamericanos. Me molesta que me molesten los norteamericanos. Me molestan el latino que te habla en inglés y el aeropuerto de Nueva York, donde encontrás a las mujeres más feas del mundo. Son horribles, pero no un poquito horribles, horribles de verdad.

Soy viajero y cuando tengo que viajar viajo, pero no ando pensando Ay, que lindo viajar. Me gustan los viajes que hago por mi cuenta, viajar por el país en auto. Me gusta irme a pasar unos días solo conmigo mismo.

Entre tiburones

"En 1998, cuando estuve en Costa Rica, cerca de Playa de Coco, una noche fui a bucear para ver langostas -cuenta Alfredo Casero-. Una vez en las profundidades del océano se nos empezaron a acercar unos tiburones martillo, un animal muy horrible, feo de verdad. Eran como cuarenta. Cada vez que levantabas la linterna veías panzas blancas por todos lados.

"Cuando hay tiburones no se deben hacer movimientos rápidos. Hay que quedarse quieto y, si es posible, pegado al piso. Esto se lo dije a la gente. Pero la guía hacía todo lo contrario. No sabía nada. Estábamos muy hondo y yo quería ser más cauto, pero como tenía una linterna que no alumbraba nada, no me quedó otra que agarrarme de la soga y subir también.

"Mientras subía llegué a ver un tiburón ballena. Hay muchos en Costa Rica. Se los puede ver en el lado del Pacífico. Yo no fui del lado del Atlántico porque hay mucho reviente ahí. No me gusta donde van muchos austríacos a chupar birra para matarse. No me gusta para nada eso. Prefiero el contacto con la naturaleza.

"La cuestión es que la guía subió y la sacaron enseguida del agua. De pura casualidad yo salí cerca del barco, pero a mí nadie me subía. Estaban todos adentro, con un ataque de nervios, y yo pedaleando ahí abajo esperando que en cualquier momento viniera un tiburón a buscarme.

"Otro lugar donde buceé fue el mar de Japón, desde una isla que se llama Taketomi, muy cerca de Ishigaki. En Ishigaki hay un puerto que te conecta con un montón de pequeñas islas de alrededor de Okinawa. Tengo mis amigos allá, gente que quiero mucho y siempre siento ganas de ir.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.