Como una princesa por los castillos de Loire

Daniela Kutyn
(0)
21 de octubre de 2012  

El Valle del Loire es un entorno natural incomparable cuya magnificencia se despliega entre paisajes verdes y ocres a lo largo del río, que a su vez va albergando en sus meandros, ciudades y pueblos de ensueño con castillos que rememoran el señorío de la nobleza francesa. Sólo hay que elegir la forma de recorrerlo, hacia Sully-sur-Loire (Loiret) o hacia Chalonnes-sur-Loire (Anjou).

Nosotros decidimos hacer pie en Tours, una antigua ciudad galo-romana que muestra orgullosa la catedral de San Gatien y el carismático barrio peatonal Plumereau. Desde Tours se puede recorrer los más destacados castillos, inigualables por su emplazamiento, arquitectura y valor patrimonial. Chenonceau es la joya del valle, Villandry el más renombrado de Francia por su arte paisajístico, sin parangón por su colorida estética y detallada perfección de sus jardines. El castillo de Amboise rinde homenaje a Leonardo da Vinci, a quien se considera también autor de los planos del soberbio e imponente castillo renacentista de Chambord. Recomiendo ir con tiempo y pasar allí una lindísima tarde y deleitarse con la caída del sol al amparo de una arboleda. También vale la pena visitar el castillo de Azay le Rideau. Casi suspendido en el agua, alberga en su pueblo una colección de pequeños restaurantes y bistrós que ofrecen menús exquisitos a precios razonables. De regreso a Tours se pueden visitar los castillos medievales de Langeais y el de Chaumont. Cada uno tiene una particularidad que lo hacen únicos. Algunos fueron fortalezas, otros se convirtieron en palacios, y lo que debe valorarse sustantivamente es la calidad en la preservación de estos enclaves arquitectónicos que lo constituyen en un ejemplo de gestión y puesta en valor del legado histórico-arquitectónico francés.

Los recorridos entre los castillos y las ciudades son para deleitarse. Es aconsejable disponer por lo menos de una semana para poder recorrer una muestra de los más de sesenta castillos que adornan el valle sin prisa. El auto es el mejor aliado ya que permite una gran autonomía para trasladarse y dejarse llevar por el tiempo del Loire, que con su cautivante charme no deja de atrapar y seducir a sus numerosos visitantes en épocas estivales.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.