Con el sutil encanto de una burbuja real

Una delicia de arroz y champagne
Una delicia de arroz y champagne
(0)
25 de enero de 2002  

Según madame de Pompadour, el champagne "... es el único vino que embellece a las mujeres". " Escurrí tu dolor y reí/ y meta champán, que la vida se te escapa ", como dice el tango Muñeca Brava con letra de Enrique Cadícamo, y juremos con gloria brindar.

A partir de la llegada de esta bella señora a la corte de Francia en 1745, según reseña Abel González en la revista Tintos & Blancos de diciembre último, "el champagne se convirtió en la bebida de los reyes".

Desde los exquisitos champagnes franceses como Chandon, Veuve Clicquot, Pommery, Dom Perignon, Roederer y Krug, entre otros, hasta el champagne argentino, la algarabía hecha burbujas sirve para festejar y olvidar las penas.

Y hay que hablar de champán, porque el nombre champagne es marca registrada y puede usarse solamente para la bebida que se produce en esa región de Francia.

Sabores locales

El más logrado en el ámbito nacional es el realizado con Chardonnay y Pinot Noir. Y también están el rosado o el original y riquísimo torrontés, y otros base a semillón y chenin, entre otras cepas.

La franja de precios de los espumantes es amplia y oscila entre los 7 y 250 pesos, aproximadamente.

En Francia, la composición de este elixir es ley y sólo puede llevar Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier, desde que el monje Don Perignon estableció el método con el cual se confecciona este vino hasta hoy.

En cuevas naturales

Como las francesas, las burbujas españolas poseen denominación de origen con leves diferencias en su forma de elaboración. Estas responden al nombre de cava, en referencia a las cuevas naturales donde se guardaba el vino en la región del Penedés, Cataluña, hechas con chardonnay, xarel-lo, Macabeo o parellada, estos últimos cepajes de origen español, exclusivamente.

Cordoniú, Freixenet, Segura Viudas o Rondel, entre las marcas de cava de más renombre, los expertos las anuncian fáciles de probar y a buen precio.

Y si al otro día de una noche de juerga sobra la mitad de la botella, ya sin el encanto de ayer, nada mejor que utilizarla en una comida sencilla y rica.

Como este risotto de Ugo Tognazzi, que de comilonas, sabía bastante.

Risotto al champagne (*)

Ingredientes:

(para seis personas) (*)

  • Medio kilo de arroz
  • 1 cebolla
  • 150 g de manteca
  • Queso parmesano
  • Caldo de gallina o cubito de pollo
  • 1 litro de champagne
  • Sal y pimienta
  • Elaboración:

    En una cacerola, derretir 100 g de manteca con la cebolla picada que deberá dorarse lentamente, sin tomar color. Verter un cuarto litro del champagne, mezclar y reducir un poco.

    Echar el arroz, saltear y agregar el otro cuarto de champagne. Revolver y cuando el arroz se seque, comenzar a agregar cucharones de caldo hasta recubrirlo. Mezclar de vez en cuando y dejar hervir alrededor de quince minutos.

    Cuando el arroz esté a punto, apagar el fuego, y añadir los otros cincuenta gramos de manteca y el queso parmesano rallado en abundancia. Cubrir la cacerola un minuto, servir caliente y disfrutar con los cincos sentidos.

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.