Copenhague seduce con la Sirenita

En esta época, uno de los mejores regalos del sol es un paseo en bici para conocer a este famoso personaje
(0)
31 de agosto de 2001  

COPENHAGUE.- Es la más germana de las capitales escandinavas y también la más cosmopolita junto con Estocolmo. En esta época del año, la ciudad es una fiesta. Los nórdicos, cercados por el frío y la nieve durante buena parte del año, rinden auténtico culto al sol veraniego: de día, las plazas se llenan de gente, la cordialidad se instala en el diálogo con los turistas y las flores ponen notas de color en todos los rincones.

De noche, las luces de Tivoli -tan famoso que su nombre es sinónimo de parque de diversiones en Europa- se encienden hasta muy tarde en una fiesta de juegos y fuegos artificiales. Es el momento ideal para recorrer Copenhague a pie o, si se prefiere el estilo local, en bicicleta (se pueden alquilar gratis, poniendo una moneda que será recuperada al devolverla).

El punto de partida puede ser el bulevar Hans Christian Andersen: pasando Tivoli, está muy cerca la Ny Carlsberg Glyptotek, el museo fundado por Carl Jacobsen, dueño de la famosa cerveza Carlsberg. Vale la pena la visita por el edificio en sí, pero sobre todo por los salones dedicados al arte egipcio, etrusco, griego y romano, sin olvidar la riquísima colección de artistas impresionistas.

Hacia la prehistoria

Basta cruzar para llegar al Museo Nacional, donde sobresale el sector consagrado a la prehistoria danesa, y sobre todo las piedras rúnicas dispuestas en forma de laberinto-espiral en el hall mismo del edificio.

Después conviene dirigirse a la cercana plaza de la Municipalidad, donde se ve un enjambre de bicicletas estacionadas: es el punto de partida ideal para recorrer la larga avenida peatonal Str¿get.

Difícil salir de esta Florida escandinava (los daneses fueron los inventores de las peatonales en Europa) sin una legión de recuerditos que van desde la Sirenita, el símbolo indiscutido de la ciudad, hasta vikingos y la bandera danesa en todas sus formas.

¿Otro deporte nacional? Los negocios de caramelos de las formas y colores más caprichosos. Y los cafés, abundantes y con mesitas a la calle, como en las cercanías de Gammeltorv y …stergade, el barrio donde vivieron Andersen, Kirkegaard y el sueco August Strindberg.

Dicen que a los hombres les lleva 15 minutos recorrer la Stroget, y a las mujeres cuatro horas... y a los turistas puede llevarles más tiempo todavía, porque en el camino hay que desviarse para internarse en los callejones antiguos y angostos bordeados de altas y coloridas casas estrechas que a veces casi parecen tocarse en la punta.

Siempre derecho por Str¿get, el destino final es la Sirenita. Pero antes hay mucho para ver: primero, desviándose hacia la izquierda se puede visitar la Torre Redonda, en pleno barrio latino (universitario), una construcción cilíndrica de 36 metros a la que se sube por una rampa en espiral. Desde ahí, las vistas de las cúpulas de Copenhague son impagables.

Conviene luego retomar el camino por Str¿get hasta Kongens Nytorv y Nyhavn, el canal que fue construido antiguamente para que los mercaderes pudieran llevar sus productos hasta el centro de la ciudad. Hoy, los barcos amarrados y las tabernas que bordean el canal le dan un aire bohemio que Copenhague se esfuerza en reforzar. Sin duda es uno de los barrios más atractivos de la ciudad. Tierra de marineros y escritores, en una de las casas de Nyhavn -hoy convertida en museo- vivió Hans Christian Andersen.

Dejando atrás Nyhavn, el paseo sigue hacia Amalienborg, el palacio real, que tiene su vistoso cambio de guardia siempre y cuando la reina esté en el lugar. A pocos pasos, se divisa la vistosa cúpula de la iglesia Alexander Nevsky. Y no faltan más de 15 minutos para llegar al punto del puerto donde se encuentra la pequeña estatua de la Sirenita.

Rodeada de agua, o de hielo en pleno invierno, cuando el manto blanco de nieve la convierte en la figura feérica que Andersen imaginó, la Sirenita parece lo que es: un personaje diminuto y frágil salido de un cuento infantil, pero lo suficientemente fuerte como para haberse convertido en símbolo de Copenhague.

Datos útiles

Alojamiento

* * * US$ 100

* * * * US$ 150

* * * * * desde US$ 170

Los precios son por habitación doble.

Conexiones

SAS tiene un pase que permite volar entre cualquiera de las cuatro capitales con cupones que cuestan 65 dólares cada vuelo.

Souvenirs

Una sirenita de bronce (a partir de 2 pesos). Ediciones de cuentos de Andersen y remeras con la bandera danesa.

Más información

Leandro N. Alem 1074 (4311-4934). En el edificio funciona también el Club Danés, con un restaurante.

En Internet:

  • http://www.visitdenmark.com
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?